Crítica: “Spider-Man: Homecoming”


“Bienvenido a casa”

El anuncio del acuerdo por parte de Sony y Marvel Studios para compartir los derechos de Spider-Man fue recibido con una mayoritaria aprobación por parte de los fans y rápidamente interpretado como un paso coherente y bastante lógico.

Con la trilogía de Sam Raimi finiquitada y con un reboot más que aceptable por parte de Marc Webb que dejó unas cuantas dudas debido a su inmediatez y a contar prácticamente lo mismo con unos leves añadidos, la decisión resultaba bastante beneficiosa para Sony integrando sus futuros proyectos protagonizados por el trepamuros en una de las megafranquicias más taquilleras de la historia del cine, además del amplio abanico de posibilidades a nivel argumental, elección de personajes o casting de actores a su disposición formando parte del Universo Marvel oficial.

Por su parte, Marvel recupera al que ha sido su histórico buque insignia desde siempre a pesar de haber soportado bien su ausencia gracias a Robert Downey Jr. y su Iron Man, que ha cumplido con creces como piedra angular sobre la que edificar su universo cinematográfico al completo. Sony, Marvel y los fans. Todo el mundo sale ganando y, hechas las presentaciones en “Civil War”, “Spider-Man: Homecoming” supone la auténtica sublimación de la iniciativa.

Lo que más gratamente sorprende de la película es el pleno absoluto de aciertos en todos y cada uno de los frentes donde debe desenvolverse. El primer obstáculo al que “Homecoming” debe sobreponerse es ser el segundo reboot del personaje en tan solo cinco años, lo que supone reinventar al personaje prácticamente desde cero sin traicionar su esencia. El equipo de seis guionistas comandado por Jon Watts lo tiene muy claro a la hora de tomar alguna que otra decisión arriesgada para mostrarnos a un Hombre Araña completamente fresco y novedoso y acierta de pleno en cada una de ellas, dando la sensación permanente de que conocen a la perfección lo que tienen entre manos.

La idea principal sobre la que se construye el film es la rebaja en la edad de su protagonista. Peter Parker es un quinceañero con sus superpoderes reciéntemente adquiridos, una franja de edad en la que prácticamente todo en la vida es aprendizaje. Más Spider-Boy, que Spider-Man, Parker transita por su existencia dando tumbos como cualquier adolescente con una mezcla de inexperiencia, ingenuidad y encantadora torpeza que aporta la interpretación de un Tom Holland sencillamente adorable.

No es nada casual que Tony Stark sea su mentor a través del camino hacia convertirse en un auténtico héroe, ante todo porque ambos tienen un común ese abundante número de imperfecciones que los convierten en humanos y consecuentemente en los más cercanos y queridos por el público. Ese toque infantil e inmaduro a pesar del inmenso poder que atesoran se convierte en el nucleo de su relación, además de desprender un aroma a relevo generacional, como si Marvel estuviera comenzando la transición ante ese día cada vez más cercano en el que Downey Jr. decida dar por concluida su etapa y colgar la armadura para siempre.

Otro de los aspectos que el film intenta recalcar es la condición de Spider-Man como superhéroe “de barrio”, alguién a quien las amenazas a las que se suelen enfrentar los Vengadores le quedan demasiado grandes, situándolo en un plano más cercano a los personajes Marvel de las series de Netflix. Un héroe del pueblo acertadamente enfrentado a un villano también de clase obrera, interesante y bien construido, muy por encima de los villanos Marvel a los que estamos acostumbrados y con el que Michael Keaton hace auténticas virguerías.

En lo que respecta a su entorno, los secundarios clásicos que siempre han acompañado a Peter Parker en su etapa estudiantil se han convertido en un muestrario de diversidad étnica de lo más moderno y políticamente correcto, la tía May ahora es una Milf y no hay ni rastro de tío Ben, Gwen Stacy o Harry Osborn. Cero dramas en la vida de Parker porque “Spider-Man: Homecoming” tiene un único y claro objetivo en mente: Diversión.

Era más que evidente que la película iba a ser divertida y más después de tanto tráiler y avance ¿pero tanto?. De la misma manera que “Deadpool” pero en estilos diametralmente opuestos, la decisión consciente de ser una comedia pura es el mayor acierto de todos. Muy por encima de la trama o la acción el verdadero motor es el gag y los chistes y la inmensa mayoría funcionan con una precisión milimétrica, algunos de ellos realmente excelsos (atención especial a todo lo relacionado con el Capitán América y la relación de Spidey con su traje).

No es nuevo que Marvel juegue la carta de la mezcla de géneros cinematográficos para condimentar los reiterativos mecanismos comunes de toda historia de superhéroes pero pocas veces ha apostado de una manera más clara por ello y, sobre todo en sus dos primeros tercios, es una comedia estudiantil ejemplar que mira más hacia el cine de John Hughes (el director obligó a los miembros jóvenes del reparto a ver toda su filmografía) que a las viñetas. De hecho donde más flojea la película es en los aspectos más propios de una adaptación de cómic. Los set pieces de acción son todo lo espectacular que se le puede exigir a una producción de este calibre pero salvo la que acontece en Washington con un buen manejo de la tensión el resto incluso podrían calificarse como rutinarias. La comedia por encima de todo, incluso del espectáculo pirotécnico como demuestra el hecho de que entre todos los encontronazos entre Spider-Man y Birdman el Buitre, la confrontación más memorable se produzca en el momento y entorno más inesperados.

Nuestro amigo y vecino ha vuelto a casa realmente revitalizado y en plena forma. Seáis fans o no de Marvel o del personaje simplemente id a verla, quedáos hasta el final porque hay pistas sobre por donde irán los tiros en la futura secuela y un estupendo chiste final trás los créditos y sobre todo disfrutadla. Que sea la mejor película de Marvel hasta el momento es muy discutible pero sin ningún tipo de dudas entra en lo más alto del top de las más divertidas.

“Spider-Man: Homecoming” se estrena en España el 28 de Julio.

@reyesdelmando Los Reyes del Mando
@Oscar_DLC Oscar De La Cruz
Anuncios

2 comentarios sobre “Crítica: “Spider-Man: Homecoming”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s