Crítica: «The Honourable Woman»

«Mujeres en conflicto» por Oscar De La Cruz

El continuo flujo de aparición de series televisivas de calidad estratosférica hace que productos no muy promocionados nos pasen a veces casi desapercibidos. Menos mal que en España tenemos a Canal + y su canal especializado, Canal + Series dedicándose al encomiable esfuerzo de no dejar escapar una buena serie y darle el trato que merecen.

Fué en la última edición del festival de series organizado por la cadena donde descubrimos el episodio piloto de «The Honourable Woman», miniserie de 8 episodios de las cadenas BBC Two y Sundance Tv emitida el pasado verano. Dicho episodio piloto nos presenta a Nessa Stein, heredera de la multimillonaria empresa armamentística de su padre que decide dedicar todos sus recursos a promover la paz entre israelíes y palestinos, introduciéndonos de lleno en una entrevesada intriga empresarial, política y de espionaje.

honourable3

«The Honourable Woman» no es una serie de consumo facil o ligero. Es exigente con el espectador, sobre todo en sus primeros episodios, debido a su ritmo extremadamente pausado y a la densidad y profundidad de la trama y del conflicto que retrata, donde se van presentando una gran cantidad de personajes que a veces es dificil ubicar. Esa sensación se va disipando muy poco a poco según la trama avanza gracias a un gran guión perfectamente diseñado, pero que necesita la complicidad del espectador y sobre todo de su paciencia, ya que la información se va administrando con cuentagotas. Una vez que entramos en el ritmo que nos marca Hugo Blick, guionista y director de la serie, solo queda disfrutar de la elegancia puramente británica con que la enrevesada madeja se va deshaciendo ante nosotros, sobre todo a la altura del tercer episodio donde entra en juego el recurso del flashback, imprescindible para ir asimilando las motivaciones que mueven a unos personajes fantásticamente perfilados e interpretados.

Es a partir de dichos flashbacks cuando la serie, sin llegar a pisar el acelerador del todo en ningún momento, crece en ritmo y en interés progresivamente desembocando en un climax realista, duro y muy coherente. Nunca abandona su tono pausado y su herramienta predominante es el diálogo, lo que consigue que los contados momentos de acción y violencia lleguen de manera especialmente brutal e impactante. Una violencia dura, cruda y muy realista.

Para entendernos, si «Homeland» nos fué presentada como la hermana adulta de «24», «The Honourable Woman» es la madre de las dos. Un paso más allá en cuanto a realismo y complejidad en el retrato de un conflicto tan incomprensible como fascinante, mostrado de manera bastante objetiva, sin tomar parte en ningún momento por parte de ningún bando. Aquí no hay buenos muy buenos ni malos malísimos.

Maggie Gyllenhaal with Oliver Bodur in The Honourable Woman

Tras todas estas virtudes, lo que termina por destacar a «The Honourable Woman» y elevarla a niveles muy por encima de la media es su visión marcadamente femenina. En los géneros en los que la serie se mueve (espionaje, terrorismo, tramas empresariales y políticas) donde el hombre siempre suele ser protagonista, o donde se tiende a masculinizar a los personajes femeninos para encajarlos, la obra de Hugo Blick se erige como un auténtico monumento a la femineidad cinematográfica. Y lo logra a través de dos protagonistas femeninas maravillosamente definidas e interpretadas.

En una producción tan marcadamente británica se apostó por una actriz norteamericana para el papel principal. La apuesta fué arriesgada ya que Maggie Gyllenhaal no venía avalada con la etiqueta de superestrella de Hollywood precisamente, sin embargo ha logrado una actuación memorable. Sin duda su papel de Nessa Stein debería catapultarla definifitamente. Elegante y aristocrática, con un perfecto acento británico, muy creible tanto cuando se nos muestra como una mujer de negocios implacable y decidida como cuando su personaje es inocente y confiada o vulnerable y presa de las dudas ante todos los que la rodean.

Emerging from the sidelines … Atika Halabi (Lubna Azabel).

Porque dentro de todos los temas que trata la ambiciosa odisea que emprende la protagonista, uno destaca por encima de todos y es la confianza, como se ocupa de recordarnos la propia Nessa Stein en el monologo con el que comienza la serie y que abre cada episodio. La monumental lucha por encontrar esa confianza en sus socios empresariales, políticos, amigos, incluso familia imprescindible para alcanzar un objetivo sumamente ambicioso y utópico. Entre todas esas relaciones destaca la que se desarrolla con el otro personaje protagonista de la historia, Atika Halabi, el ama de llaves de la familia Stein que la actriz Lubna Azabal se encarga de convertir en el otro pilar femenino del reparto con su extraordinaria interpretación.

Genevieve O’Reilly como la asistente personal de Nessa Stein, Eve Best como una ambiciosa agente del MI6 o Janet McTeer como jefa del servicio secreto británico completan el marcadamente femenino reparto en papeles más secundarios, pero igualmente sobresalientes en su interpretación.

THE HONOURABLE WOMAN

En el apartado masculino se alza sobre todos un espectacular Stephen Rea interpretando a Sir Hugh Hayden-Hoyle, un cansado, cínico e irónico agente del MI6 a punto de retirarse. Cada linea de diálogo de su personaje es oro puro, en especial con su jefa y su ex-mujer y Rea está sencillamente de diéz.

Sin duda otra joya que roza la perfección que nos llega desde la televisión británica y que descubrimos gracias a Canal + Series. Si no os atrapa desde el principio dadle un poco de tiempo y acabaréis totalmente absorbidos y fascinados. Imperdonable perdérsela.

@reyesdelmando Los Reyes del Mando
@Oscar_DLC Oscar De La Cruz

Deja un comentario