Crítica: “The Walking Dead” Temporada 5 Episodio 13: “Forget”

Hoy lunes hemos podido ver, en Fox, el estreno en castellano de “Forget”, episodio número trece de la quinta temporada de The Walking Dead, como siempre, con menos de 24 horas respecto a su estreno en USA (AMC).

A partir de ahora cuidado para los que no hayáis visto el episodio ya que la review contendrá spoilers.

Este sin duda es un capítulo de transición, en el que nos cuentan como el grupo se integra en Alejandría, con una fiesta de bienvenida incluida, como cada uno comienza con su oficio y como crean nuevas amistades pero si vamos más allá de lo cotidiano podemos ver detalles importanes en la trama.

Twd5x13

Dentro del grupo se crea un subgrupo especial, que lo forman Daryl, Carol y Rick, los únicos que saben de la desaparición de la pistola que Rick ocultó antes de entrar a Alejandría. El plan de estos es que la «dulce» Carol robe unas pistolas del arsenal para poder reaccionar si algo pasa en la comunidad. Pero antes de resolver este plan todos ellos se ven envueltos en el día a día de Alejandria.

Rick sigue con sus funciones de policia, de padre de familia, y tiene un acercamiento con Jessie, este acercamiento puede ser motivo de la atracción o porque alguien se lo ha ordenado a la peluquera, recordad la escena del anterior capítulo en la que su marido marcaba un poco el territorio molesto y como en este episodio se quita de en medio con la excusa de ir a por unas copas para dejarles hablar tranquilos, a nosotros nos ha parecido raro.

Daryl sigue inadaptado con la misma ropa y con la misma actitud, se le ve convencido de querer salir de allí hasta que coincide con Aaron fuera de los muros, ambos intentan capturar un caballo para llevarlo a Alejandría, en esta escena podemos ver una mensaje claro «Si te confias mueres«, este caballo siempre huía hasta que empieza a confiar en Daryl y justo en ese momento un ataque de un grupo de caminantes da con el fin del pobre caballo.

Más tarde en la comunidad, Aaron y su pareja invitan a cenar a Daryl, que se resiste a ir a la fiesta de bienvenida, es en la cena con la pareja cuando Aaron le indica a Daryl su tarea, que no es otra que la de ser explorador junto a él. También le termina de ablandar regalándole una moto que tiene en el garaje de su casa.

Mientras tanto Carol, como ha crecido este personaje, sigue el plan de colarse en el arsenal y robar las armas, pero justo es descubierta por un hijo de Jessie y es entonces cuando Carol deja de ser la «dulce Carol» para contarle un cuento macabro al niño y conseguir que se le quiten las ganas de contarle a nadie lo que ha visto.

Sobre el resto del grupo vemos como Sasha no consigue integrarse, como Michonne le cuesta pero parece que se va integrando y como Maggie lo consigue sin apenas esfuerzo.

Para terminar el episodio veremos como Carol les ofrece las armas robadas a Rick y Daryl, y este se niega a quedarse con una. Lo que nos indica que el lavado de cerebro realizado por Aaron aparentemente ha funcionado.

Este capítulo nos deja diversas incógnitas, ¿Quién ha marcado con W al caminante de la casa donde ocultó Rick el arma? ¿Por qué Deanna se niega a que haya un vigilante en la torre? ¿Jessie actua por atracción o por ordenes? ¿Aaron es un buen amigo o un instrumento para mandar lejos de la comunidad a Daryl? Y la más importante, ¿el padre Gabriel se ha ido de convivencias?

Os dejamos un avance del próximo episodio “Spend”.

@ReyesdelMando Los Reyes del Mando
@Swordfixx Pablo Aranda

2 comentarios en “Crítica: “The Walking Dead” Temporada 5 Episodio 13: “Forget”

Deja un comentario