Crítica: «American Crime» – Episodio 7

Un polvorín a punto de estallar.

Una breve escena comparativa entre las situaciónes en prisión de Carter y Hector ilustra claramente el repugnante cinismo del sistema. Así comienza el episodio de esta semana en el que se desarrolla en profundidad este hecho. Presos de distinta categoría y tratados de manera opuesta, según los intereses.

El detonante del nuevo rumbo de los acontecimientos es el nuevo escenario creado por Barb y su aparición en televisión. La presión de los medios de comunicación y la opinión pública entran en escena poniendo en marcha la maquinaria política para cargar definitivamente a Carter Nix con el muerto y ofrecer a la sociedad un culpable. Da igual que no haya nuevas evidencias si se puede extorsionar descaradamente a los testigos en pos del objetivo final. Hector se aprovecha de la situación por pura supervivencia y Aubrey es sometida a un brutal chantaje, obligada a elegir entre su amor por Carter y un nuevo comienzo junto a su familia.

Paradójicamente, no existen nuevas pruebas contra Nix, salvo el adulterado testimonio de Hector, mientras que cada vez aparece más información contradictoria sobre la víctima. Aliyah, la hermana de Carter ha recogido el guante lanzado por Barb y está dispuesta a convertir la pelea por salvar a su hermano en un enfrentamiento racial público, utilizando nuevas evidencias que muestran a Matt Skokie integrado en grupos paramilitares de ideología antigubernamental. Un auténtico polvorín a punto de estallar donde de nuevo la verdad queda ensombrecida por los prejuicios y el odio.

137190_5083

El resto del episodio continúa relatando la progresiva descomposición de la familia Gutierrez, con Tony de nuevo entre rejas y Jenny poniendo distancia entre su padre y su hermano mientras el pobre Russ sigue sin levantar cabeza. Uno de los pocos personajes empeñados en rehacer su vida por el camino correcto, se encuentra otra piedra en su camino cuando es despedido de su nuevo trabajo debido a que alguien se ha ocupado de informar a su jefe sobre su pasado delictivo. Intentando descubrir quien está detrás de la jugada, recurre a un Tom Carlin que le da la espalda dando por muerta toda relación con su familia política y centrándose junto a su esposa en recuperar a su hija.

También se produce el esperado y tenso encuentro entre Barb y la prometida de su hijo, en el que la señora Skokie vuelve a dar muestras de su distorsionada visión del mundo. Además de racista, egocéntrica al pensar que su hijo ha elegido casarse con una mujer de raza oriental solo para molestarla. Un auténtico saquito de virtudes.

«American Crime» se aproxima de manera lenta e implacable a su tramo final, avanzando su pesimista trama en la que parece cada vez más imposible que a cualquiera de sus personajes le ocurra algo bueno.

«American Crime» se emite los viernes en Movistar Series.

@reyesdelmando Los Reyes del Mando
@Oscar_DLC Oscar De La Cruz

Deja un comentario