Crítica: «Nuestro Último Verano en Escocia»

«Una pequeña joya de hilarante humor inglés» por Isabel Garzón

Doug y Abi son un matrimonio separado y al borde del divorcio que vive en Londres junto a sus tres adorables pero excéntricos hijos: Jess, Mickey y Lottie, y han de realizar un viaje a Escocia para una gran reunión familiar. Se trata de celebrar el cumpleaños de Gordie, el extravagante padre de Doug y todo un escocés de pura cepa. El patriarca, enfermo de cáncer y que sabe que no le queda mucho tiempo de vida, no tiene la menor idea de que su hijo y su nuera están pasando por un momento crítico de su relación y a un paso de la ruptura definitiva y los tres niños han sido, asimismo, instruidos por sus progenitores para no decir nada y fingir que todo va bien.

Lo que, en un principio, prometían ser unas vacaciones para una posible reconciliación se van a convertir en todo un campo de minas no exento de situaciones realmente hilarantes: discusiones por doquier, malentendidos, rencillas familiares, familias disfuncionales, egos desmedidos, avestruces que aparecen en pantalla sin previo aviso y videos rarunos de YouTube…

Pero las discusiones familiares no serán el único problema, y los niños precipitarán un giro inesperado en los acontecimientos.

La película es verdaderamente una pequeña joya de la comedia tanto por la fluidez y eficacia de su guión y dirección como por las interpretaciones de los actores en su conjunto. Hace que nos riamos de algo que a priori no es nada gracioso: de la muerte. Los diálogos son naturales, irónicos, extravagantes y realistas y los personajes, cotidianos y cercanos. Os aseguro que al ver el filme, más de uno os vais a sentir transportado a alguna reunión familiar que hayáis tenido: Navidades, cumpleaños, bodas, etcétera.

Me he desternillado de risa de principio a fin, sobre todo gracias al trabajo interpretativo de los tres niños (Jess, Lottie y Mickey), los verdaderos protagonistas, junto con el abuelo Gordie, de todo el metraje de la cinta. Realizan un trabajo simplemente espectacular y se muestran con mucha naturalidad y desparpajo, creando situaciones muy irritantes con los adultos que aparecen en la cinta pero no resultándolo ante el espectador. Esto puede parecer una tontería pero es muy difícil de conseguir. En muchas ocasiones, aunque traten de mostrar a un niño o niña que nos resulte gracioso en una película, lo que realmente nos puede resultar es cargante. Este no es el caso y desde el minuto uno los diálogos de los jóvenes protagonistas y los adultos se van solapando en una hilarante continuidad que culmina con la aparición del abuelo Gordie en escena, con el que tienen diálogos simplemente geniales y una química muy buena.

Solo puedo ponerle una pega al filme y es que me ha resultado muy precipitado el final enlazado a base de unos discursos un tanto almibarados y bastante predecibles. Pero, ojo, eso no empaña para nada que sea una magnífica comedia de principio a fin.

La película está dirigida por Andy Hamilton y Guy Jenkin y protagonizada por David Tennant (Doug) conocido en nuestro país por la serie Broadchurch, que de forma bastante exitosa emitió Antena 3 y Rosamund Pike (en el papel de Abi), actriz británica en alza a la que hemos visto entre otras películas en: An Education, Jack Reacher, Orgullo y Prejuicio, Muere otro día y la estupenda Perdida, que le valió una nominación como Mejor Actriz en los premios Óscar de 2014. Mención también para Billy Connolly, un conocido actor y humorista inglés, en su papel de abuelo Gordie.

«Nuestro Último Verano en Escocia» se estrena en España el próximo 29 de Mayo.

@reyesdelmando Los Reyes del Mando

Un comentario en “Crítica: «Nuestro Último Verano en Escocia»

Deja un comentario