Crítica: «Star Trek: Más Allá»

«Vamos a divertirnos» por Oscar De La Cruz

Nos encontramos inmersos en un verano cinematográfico en el que los blockbusters más esperados no han terminado de dejar sensaciones de satisfacción plena, seguramente debido a unas expectactivas demasiado elevadas. Lo que pocos podían esperar es que la tercera entrega de una franquicia bastante consolidada se convirtiera en la sorpresa agradable de dicha temporada estival y «Star Trek: Más Allá» lo ha logrado contra todo pronóstico, gracias a un magnífico cúmulo de acertadas decisiones y a algo que llevamos tiempo echando en falta de manera sistemática en superproducciones de estas características: Riesgo.

null

Cierto es que la saga «Star Trek» actual transita en un camino bastante cómodo, en ese punto medio en el que, sin ser un acontecimiento cultural masivo ni alcanzar las cifras recaudatorias de otras franquicias, cada una de sus entregas ha logrado los números suficientes para anunciar una cuarta entrega incluso antes de conocer los resultados de la tercera. Unido a que las aventuras de la tripulación del Enterprise cuenta con una base de fans muy sólida y bastante menos beligerante que los de «Star Wars» o los Universos Marvel y DC, por poner un par de ejemplos, el margen de maniobra parece algo más amplio a la hora de «jugar» con los elementos en este nuevo reinicio, pero aún así no suele ser común en los últimos tiempos experimentar esa agradable sensación de que te pillen con el pie cambiado como espectador.

null

«Star Trek: Más Allá» es de esas películas que consiguen transmitir el compromiso, el cariño por los personajes, la complicidad, la voluntad de divertir y el buen rollo durante el rodaje de absolutamente todos los miembros del equipo, pero hay dos nombres que merecen ser destacados: Simon Pegg y Justin Lin. La nueva labor de Pegg como guionista resulta decisiva a la hora de dar un vuelco total a la saga, dejando en un segundo plano la épica espacial para convertirse directamente en una estupenda comedia de aventuras, lo que unido al estilo en la dirección de Lin, termina por componer un divertimento ligero de primerísima categoría.

null

Esto podría resultar más que suficiente, pero no solo los chistes funcionan de maravilla. Existe una verdadera evolución en cada uno de los personajes y la trama avanza realmente bajo una idea que puede parecer sencilla pero que cada vez se ve menos: Lo que se ocurría en las entregas anteriores ya está contado. Miremos hacia adelante y exploremos cosas nuevas. De esta manera acompañamos por primera vez a la tripulación del U.S.S. Enterprise en una misión lejos de la Tierra (objetivo amenazado en las dos primeras películas), perdidos y desperdigados en un inhóspito planeta trás ser brutalmente atacados y derrotados por un enemigo desconocido. Ahí es donde el guión entra con toda su fuerza, renunciando a ser reiterativo, dividiendo en parejas a la tripulación y desarrollando relaciones que no habíamos visto hasta el momento.

El film no se corta un pelo a la hora de renunciar casi por completo a la relación entre Kirk y Spock (apenas cruzan tres palabras) porque ya está más que desarrollada y conforma la base principal de las dos primeras películas. No hace falta seguir incidiendo en ella. ¿Es una decisión arriesgada? A priori puede parecerlo, son los protagonistas y los grandes iconos de la saga pero la recompensa a ese riesgo es que Kirk y Chekov se enriquezcan como personajes interactuando mutuamente o que las personalidades de Spock y el doctor «Bones» McCoy nos brinden una de las parejas cómicas más maravillosas e inesperadas del año. Ver a Zachary Quinto haciendo suyo al icónico personaje con esa de mezcla de contención y respeto por la fuente original no es una novedad pero la inexplorada y sorprendente vis cómica de Karl Urban se apodera casi por completo la película.

null

La vocación deshinibida y la voluntad de abordar el lado más «pulp» y colorista de la saga creada por Gene Roddenberry queda remarcada con la dirección de Justin Lin, que estructura el film enlazando una espectactular «set piece» de acción trás otra a un ritmo demencial, aportando un punto macarra coronado por la escena de la moto o el «momento Beastie Boys», que prácticamente convierten a «Star Trek: Más Allá» en un «Fast & Furious en el Espacio» en el mejor de los sentidos según se acerca a su último tercio. La acción no agota porque cuenta cosas, hace avanzar la trama, se apoya constantemente en la comedia y además contiene recursos originales para que sus persecuciones, peleas cuerpo a cuerpo y batallas espaciales no sean rutinarias, como el método de ataque y abordaje de las naves enemigas o los diferentes planos gravitatorios del planeta que sirve como escenario para el duelo final.

Los abundantes guiños a los fans y el merecido homenaje a Leonard Nimoy y al elenco original de la saga están maravillosamente integrados y el espíritu general de diversión únicamente queda empañado al saber que no podremos volver a ver en pantalla el entrañable rostro del trístemente desaparecido Anton Yelchin, una desgraciadísima coincidencia con el anterior film de Justin Lin y el caso de Paul Walker.

null

Sin haber sido nunca aficionado a la serie original, tuve el privilegio de asistir a la premiere para fans en Madrid ante un público entregado, equipado con sus disfraces y un entusiasmo de lo más contagioso que hizo la experiencia más placentera todavía, pero lo más importante es que «Star Trek: Más Allá» hace honor a su título poniendo todo su empeño en sorprender y ofrecer cosas nuevas. Tiene algún fallo como el villano excesivamente plano que interpreta un irreconocible Idris Elba, aspecto que el fin intenta subsanar algo tarde y de manera atropellada, quedando a años luz de distancia de los memorables adversarios encarnados por Eric Bana y sobre todo Benedict Cumberbatch en las entregas precedentes, pero es un espectáculo ligero, fresco, adrenalítico y realmente divertido, de los que te hacen salir del cine con una verdadera sensación de haber disfrutado como un enano. Si este es el espíritu, no queda más que desearle a la saga larga vida y prosperidad.

«Star Trek: Más Allá» se estrena en España el 19 de Agosto de 2016.

@reyesdelmando Los Reyes del Mando
@Oscar_DLC Oscar De La Cruz

Deja un comentario