Análisis: Slain: Back From Hell


Arcade metalero. Por Sergio Santero

Puede que algunos recordéis la temprana versión de Slain y no precisamente por su gran jugabilidad, pero antes de que os llevéis las manos a la cabeza los que jugasteis a esa versión no os preocupéis pues el juego ha sido casi rehecho en su peor aspecto y nos encontramos ante un título nuevo para PlayStation 4 (versión analizada) y que próximamente verá la luz en Xbox One.

Slain: Back From Hell se ha convertido en lo que debería haber sido en un principio, un juego arcade que nos recuerda a los grandes clásicos del género como Castlevania y Ghost and Goblins pero con una estética y estilo muy heavy y bastante personal.

slain-1

Slain nos pone en la piel de Bathoryn un antiguo guerrero caído que es traído de vuelta de la muerte para encargarse de las hordas de Lord Vroll venidas desde las tierras del sur. La historia se nos presenta en pequeños textos (localizados al español) que aparecen entre las pantallas de las distintas localizaciones por las que vayamos avanzando.

Como bien sabemos en este tipo de títulos la historia es un mero vehículo para ponernos en acción por lo que la tildaremos de correcta al cumplir su función de arranque. No esperéis giros argumentales inesperados como si habláramos de un Metal Gear Solid o de un Silent Hill, la historia es lo que es y no se le puede pedir más. Por suerte este solo su único punto flojo y es el que menos debe importarnos.

slain-2

Jugabilidad.

La simple definición de arcade ya nos indica que vamos a encontrar en este título. Acción, plataformas y puzles.

El control y el combate con respecto a la anterior versión es un mundo aparte. Ahora el juego es totalmente jugable y disfrutable al máximo. Control fácil e intuitivo, en el combate tenemos una serie de tres golpes para eliminar a los enemigos. Proyecciones de energía utilizando mana, bloques y posteriores contraataques o el ya conocido Dash para esquivar a los enemigos son ya los conocidos por todos. Un perfecto control del personaje permite jugar de una manera fluida en la que nuestra pericia al mando determinará nuestro éxito y no como en la anterior versión que dependía de la suerte y de tu capacidad de ver el futuro para saber dónde nos iban a atacar. Quizás como pegas diremos que en algunas ocasiones los combos nos dejan vendidos pues una vez empezados no podremos pararlos.

slain-3

Ahora si tenemos un sistema de combate de verdad en el que nuestros golpes hacen retroceder a los enemigos y no nos penaliza injustamente quitándonos la mitad de nuestra barra de salud o que apenas unos pixeles nos maten sien que el enemigo nos haya tocado.

Encontraremos una gran variedad de enemigos cada uno con sus propios ataques y patrones. Por supuesto el manejo de nuestras armas puede decantar la balanza a nuestro favor puesto que algunos de estos enemigos son débiles a según qué armas.

Slain: Back From Hell es de esos juegos en los que clamas por llegar al punto de control cunado nos queda un golpe de vida y de repente nos volvemos unos pros con el mando. Tenemos unas zonas difíciles que nos harán gozarlo de lo lindo cuando superamos una fase. Resumiendo, el combate es muy correcto y nos permite una jugabilidad excelente, sin pegas en este aspecto.

slain-4

La parte de plataforma es correcta y divertida como lo que se espera en este tipo de títulos. Un control mucho más preciso evita las injusticias que hacían que muriéramos por fallos en el control. En esta ocasión si morimos será por haber ejecutado mal el salto o no haber calculado bien las distancias. Los puzzles son más bien sencillos y anecdóticos por lo que estarán al alcance de todos los jugadores, mover cajas o activar palancas servirán para añadirle un poco de variedad al título.

El único fallo que podemos destacar es la falta de exploración. El juego no es como un Castlevania en el que debemos desbloquear poderes o habilidades y volver sobre nuestros pasos para acceder a otras zonas. Es un juego lineal que no tiene perdida, pero claramente hay ciertos secretos que encontrar.

Si bien cabe destacar que la duración no es demasiado larga pues dura entre unas 5-8 horas, es de esa clase de juegos que no produce un empacho al usuario y llama a ser rejugado al poco tiempo.

slain-5

Audio.

La banda sonora simplemente es sensacional así sin más. En cierto momentos recuerda a la ya mencionada saga Castlevania pero en esta ocasión hacen uso de instrumentos más pesados como baterías y toma una vertiente mucho más metalera que la barroca de la saga de Konami.

No podemos más que alabar la increíble banda sonora, pianos, baterías contundentes, guitarras sólidas y contundentes en Drop D que harán las delicias de cualquier enamorado del genero heavy. Otro de los aspectos controvertidos de la anterior versión era este punto, si bien la música era buena su implementación era un desastre pues las piezas cortas de unos dos minutos se volvían a repetir dejando un silencio en medio como si la canción estuviera en bucle, esto se ha arreglado y ahora tenemos unas transiciones más suaves entre piezas y no nos taladran la cabeza.

Junto con su estética, la música es posiblemente uno de los aspectos más fuertes del juego y sería una injusticia no darles los méritos que se merece pues su OST funciona también que se convierte en una de esas ocasiones en las que puedes disfrutarla por si sola sin necesidad de estar acompañado del juego.

slain-6

Gráficos.

Sin temor a equivocarnos podemos decir que tiene uno de los gráficos pixel art mejor hechos en juego de este estilo. El diseño es totalmente heavy metal y vikingo, desde nuestro personaje que parece un motero de la vieja escuelas hasta los enemigos que podrían pasar por un grupo de black metal noruego. Bromas aparte, el diseño sobrepasa el sobresaliente.

Los gráficos tiran de nostalgia y traen de vuelta esos títulos arcade de antaño pero de una manera sutil más actualizada. El diseño de niveles es variado y cada uno de ellos está muy detallado y trabajado. Aldeas abandonadas en las nieve con abundancia de azules, desagües con verdes venenosos, lugares infernales con rojos potentes, entre otros completas este mundo medieval demoniaco metalero.

El rendimiento es bastante bueno sin tirones ni parones con un frame rate permanente que favorece un gran jugabilidad permitiéndonos completar el juego sin morir si somos los suficientemente diestros.

slain-7

Conclusión.

El sector indie nos está trayendo últimamente títulos que serían imposibles hoy en día. Slain: Back from Hell, aunque juega con la carta de la nostalgia de los antiguos juegos arcade, consigue ser un juego original y un ejemplo de como, si de verdad se quiere sacar un juego adelante, se hace arreglando los fallos.

Pros.

Estética y apartado sonoro excepcional.
Muy divertido de jugar y muy rejugable.

Contras.

Duración algo escasa.
Se hecha muy en falta algún tipo de exploración siendo algo lineal.

Nota.

slainn

@Reyesdelmando Los Reyes del Mando

Anuncios

Un comentario sobre “Análisis: Slain: Back From Hell

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s