Análisis: Overcooked


Fiesta en la cocina. Por Jose Luis Mediavilla.

El último título del equipo Ghost Town Games distribuido por Team 17 y en edición física en nuestro país por Badland Games, nos lleva a extraer las siguientes conclusiones. Los fogones de un restaurante no son fáciles de gestionar y si le añadimos un poco de fantasía en las situaciones nos encontramos con Overcooked. La presión y la organización, y el estrés son claves, la coordinación del equipo es clave para sacar adelante un servicio. Y sobre todo en unas condiciones como las que propone overcooked.

La premisa de la que parte el título en sí mismo podríamos esperar algo menos original, pero el juego nos sorprende con un contexto llamativo e interesante como excusa para esta mecánica cooperativa. Si bien es cierto la situación carece de sentido, pues un monstruo gigantesco ha arrasado la ciudad y debemos alimentarla con tal de que no siga en su propósito. Visto que no somos capaces, viajamos a otra dimensión con tal de aprender toda la pericia necesaria para ser capaces de con nuestros conocimientos culinarios salvar el Reino de la Cebolla. Todo con un humor satírico donde podemos reírnos del boom de los programas de cocina que llenan la parrilla televisiva.

earthquake_screen_11012016

Jugabilidad.

La mecánica es bien sencilla. Se trata de imitar la dinámica de una cocina de un restaurante. Recibiremos los pedidos, prepararemos los ingredientes una vez encontrados, crearemos el plato y lo presentaremos. Así una y otra vez. Dicho así parece sencillo pero el juego se dedicara a presentarnos un sin fin de situaciones que harán esta tarea tremendamente complicada. Rara será la vez en la que un plato llegue a tiempo. Clientes indecisos, incendios, recetas enrevesadas con mil ingredientes, o falta de plazas por no limpiarlos a tiempo, etc. Podéis haceros una idea de la coordinación necesaria, y el dinamismo que se requiere si jugamos a cuatro por ejemplo, para llevar la comanda a buen puerto.

Consta de una campaña en la cual podremos cocinar en diferentes escenarios llenos de trampas y obstáculos, especialmente en solitario aumentará la dificultad. Una lastima si se juega de esta manera, puesto que es un juego hecho para brillar en el modo cooperativo local, donde la coordinación del equipo y la descoordinación sobre todo hará la delicias de todos los jugadores y ser bastante divertido. Se agradece el esfuerzo de la gran cantidad de opciones disponibles para poder jugar varias personas a la vez, inclusive con un solo gamepad. Estos se debe a que no es necesario una gran cantidad de botones.

hell

Si optamos por la no tan divertida opción en solitario, el juego simplemente añadirá un botón que utilizaremos para saltar de un cocinero a otro en la cocina con lo que se pierde bastante la esencia, y a su vez dificulta sobremanera la experiencia culinaria digital. Cada vez que superemos un nivel, recibiremos una cantidad de estrellas. Son necesarias para poder proseguir en el juego y realizar los diferentes niveles. A buen seguro tendremos que repetir varios niveles en pos de acumular el mayor número posible de estrellas y así desbloquear los niveles más avanzados. Esto añade horas de juego y proporciona una jugabilidad que se agradece en un título de estas características y que con gusto y adicción llevaremos a cabo.

Cada cocinero debe especializarse en una función, ya sea llevar los platos, lavarlos, cortar los alimentos, o cocinarlos. Hasta que el juego decida volvernos todo del revés y nuestro plan se vaya al traste. Todo teniendo en cuenta el tiempo y su gestión. Según el número de usuarios que estén en la partida el juego adaptar la dificultad y las tareas a realizar. Una buena ruta para sortear las mesas y o servirlas definirá nuestro éxito o fracaso en muchas ocasiones. Sustentar el equilibrio logístico de la cocina será un gran reto, se nos acumularan tareas sin piedad y los pedidos, viajes y platos sin preparar crean en nosotros una sensación de desasosiego por no poder completar nuestro cometido.

Además podremos también batirnos en duelo culinario con otros equipos de forma local. Toda una lucha por ser los más eficientes. Una lastima la falta de multijugador online. No entendemos esta decisión ya que solventar la falta de coordinación que puede surgir al no estar en la misma habitación, la utilización de unos micrófonos solventará sobre manera la situación. Algo que todo jugador online que se precie dispone y que no hubiese sido una quimera la posesión de estos.

preview_screenshot3_120682

Gráficos.

Gráficamente es un juego medio. Cumple simplemente y es evidente que enfoca todos sus recursos al diseño artístico y jugable de los mapas. Un buen diseño de mapas, con un arte peculiar y cumplidor para la temática que nos ofrece, enfatizando en la comicidad. Cada pantalla no es solo un cambio de ambientación y poco más. El juego ofrece muchas situaciones diferentes que afectan jugablemente, pero huye de los efectismos audiovisuales.

Como ejemplo de unos niveles, el dinamismo de los escenarios y la gran variedad de situaciones a las que nos enfrentaremos, es necesario un acompañamiento visual llamativo y bien ejecutado como es el caso. Deberemos en un determinado momento cocinar en una falla tectónica en pleno movimiento. Un sube y baja entre ambas plataformas en las que tendremos que coordinar a nuestros cocineros y la entrega y preparación de platos para que no están enfriándose o cocinándose, mientras el equipo está en la falla contraria. Tendremos que hacer frente a unas mesas inquietas, puesto que tendrán que ser servidas en un barco en alta mar con lo que el movimiento será constante. En otro escenario una cinta transportadora entorpecerá los desplazamientos y ralentizará el servicio.

Audio.

Sonoramente las melodías son adecuadas, pero no intenta sacar mayor partido de lo necesario, ni ir más allá en este punto. Se limita a gestionar cada nivel adaptándose a la dinámica del mismo.

Conclusión.

Overcooked es un juego divertido que por obligación dispone de modo individual pero que donde ejecuta de manera ejemplar todo su potencial es en el multijugador local. Ya sea de manera cooperativa o competitiva. Grave error no disponer de un multijugador online, que podría haber multiplicado exponencialmente la diversión del título y sus opciones. Un juego corto en su campaña que no hace más que confirmar el enfoque original. Adictivo y entretenido y víctima de su propio éxito. Echamos en falta contenido, ya que una vez jugado queremos mas y mas.

Pros.

Juego cooperativo.
Muy rejugable y adictivo.

Contras.

No hay modo online.
Nula campaña.

Nota.

aragamin

@ReyesdelMando Los Reyes del Mando

Amazon Logo Textofnac logo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s