Crítica: “Una Noche fuera de Control”


“Ellas también tienen derecho a la fiesta salvaje”

Los últimos años son testigos de un resurgimiento del movimiento feminista, probablemente más necesario de lo que pudiera parecer a estas alturas del siglo XXI. El mundo de la arte y la cultura se lo ha tomado bastante en serio, especialmente Hollywood, donde la mezcla de la vocación del propio cine como vehículo para educar y aleccionar y las reivindicaciones de las propias mujeres trabajadoras del gremio para alcanzar un mayor nivel de igualdad con sus homólogos masculinos empieza a surtir efecto de manera evidente.

Únicamente hay que echar un vistazo a la cosecha cinematográfica de los últimos años para comprobar que cada vez hay más producciones protagonizadas por mujeres y que hay una clara tendencia de huir de rancios estereotipos de sumisión y pasividad y mostrar un modelo de mujer moderna, independiente, fuerte y autosuficiente. En el caso particular de Hollywood, que siempre prefiere el exceso a quedarse corto, a veces da la sensación de que fuera un peaje casi obligatorio introducir un alegato feminista en toda producción que llegue a las pantallas, sea del género o de la temática que sea.

“Una Noche fuera de Control” es uno de los ejemplos más claros al respecto de los últimos meses. Su premisa es sencilla, clara y evidente desde el primer segundo de metraje: tomar los mecanismos del subgénero de comedia fiestera gamberra e interpolar sus estereotipos a nivel de género.

En esta ocasión son los hombres los sosos y estirados cuyo concepto de diversión consiste en quedarse en casa catando vinos mientras las chicas se sueltan la melena y se sumergen en una espiral de exceso, alcohol, drogas y strippers reivindicando ese ancestral derecho a comportarse como trogloditas descerebrados.

Y poco más a nivel de novedad. El resto del film se dedica a mezclar varios de los ingredientes y situaciones de referentes del género como “Resacón en las Vegas”, “Very Bad Things” o “Este Muerto está muy Vivo” con la amistad femenina y su añoranza en la edad adulta como transfondo, al estilo de “Bridesmaids” pero a un nivel mucho más ligero y superficial.

La película entretiene y los chistes funcionan en su mayoría en manos de un elenco que sin ser el paradigma de la vis có mica actúa de manera correcta. Siempre es agradable volver a ver a Scarlett Johansson en un rol tan alejado de sus últimos trabajos en el género de acción al igual que el innato talento con ese punto de chifladura de Kate McKinnon (a pesar de que sus incursiones en el cine hasta el momento no llegan al nivel de su trabajo en “Saturday Night Live” es la más dotada para la comedia con bastante diferencia de todo el reparto). El resto de momentos reseñables corren a cargo de la lúbrica pareja liberal interpretada a modo casi de cameo por Ty Burrell y Demi Moore y el prometido de la protagonista encarnado por Paul W. Downs (también co-guionista del film), que con su estrambótica odisea personal consigue mantener a flote la película cuando su ritmo comienza a decaer.

Trás foguearse en televisión con la comedia “Broad City”, Lucia Aniello ha orquestado en su primer largometraje una fiesta de chicas a la que todos estamos invitados. No demasiado memorable pero lo suficientemente efectiva y funcional para pasar un buen rato de cine veraniego.

“Una Noche fuera de Control” se estrena en España el 21 de Julio.

@reyesdelmando Los Reyes del Mando
@Oscar_DLC Oscar De La Cruz
Anuncios

Un comentario sobre “Crítica: “Una Noche fuera de Control”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s