Análisis: Days Gone


Criaturas parecidas a zombies, un mundo post-apocalíptico, un motero con carisma y la lucha constante por sobrevivir. Por Rafa Suárez Muriel

A primera vista, estas premisas de Days Gone suenan aburridas: una pandemia devastadora ha transformado a gran parte de la humanidad en un “Freaker” con aspecto de zombie, el mundo está en ruinas. Nos deslizamos en el aire de cuero de Deacon St. John. Un tatuado, proverbial, chico de unos treinta años, que rueda con su motocicleta en la lucha sin piedad por la supervivencia en la América post-apocalíptica.

Originalmente, los elementos básicos del mundo post-apocalíptico de Bend Studio de Sony ciertamente no lo son. Ya conocemos premisas similares de innumerables juegos, películas o libros relacionados temáticamente. Y, sin embargo, el estudio de Oregon logra dar nueva vida al “zombie” -pocalypse.

Days Gone Screenshot 6

731 días después del inicio de una epidemia devastadora, conduciremos nuestras motos en las carreteras post-pandémicas del estado de Oregón, Estados Unidos. Su antigua vida ha dejado a Deacon completamente atrás. Su trabajo en una tienda de motos, su pandilla y a su esposa Sarah, a la que ha perdido el rastro desde la noche del desastre.

Sólo su amigo Boozer todavía conduce valientemente a su lado. Juntos se ganan la vida como trotamundos, cuasi cazarrecompensas que, a diferencia de la mayoría de los otros supervivientes, no viven en campamentos protegidos, sino que, como los nómadas, recorren el área y buscan dinero a base de recompensas al cazar Freakers y saqueadores.

Days Gone 01

Jugabilidad

El apartado estrella del juego ya es evidente desde los primeros minutos el mundo de juego abierto que nos cautiva con sus paisajes pintorescos. Comenzamos nuestro viaje en los densos bosques de la montaña O’Leary, continuamos en la polvorienta región de Cascade con lagos de aguas termales y recorremos las montañas cubiertas de nieve de Iron Butte.

En cada una de las seis áreas del Mundo Abierto, encontramos asentamientos donde conversamos con otros supervivientes, buscamos mercaderes y asumimos misiones. Fuera de la cerca eléctrica protegida, por otro lado, la muerte cruel se esconde. En cualquier momento y en cada lugar.

Days Gone

En ciudades devastadas, plantas industriales o antiguas estaciones de investigación repletas de Freakers que quieren arrancar la carne de nuestras costillas. Si conducimos por las calles por la noche, sus gritos nos hacen congelar la sangre de nuestras venas.

Si nos detenemos, no pasará mucho tiempo antes de que una multitud de caníbales hambrientos se sienten sobre nuestros cuellos. O una manada de lobos. O lo que es peor: los lobos infectados, que con sus piernas fuertes fácilmente aguantan el ritmo de nuestra motocicleta y nos derriban si no les cazamos primero.

Además de esto, estamos luchando contra enemigos humanos, como los merodeadores, que acechan en pequeños campamentos e incluso nos emboscan en la calle en eventos aleatorios.

DG_WT_Screens_1_1_1551085937-1024x576.png

En ningún otro juego del estilo, nos hemos sentido constantemente tan amenazados como en Days Gone. No estamos en una aventura de mundo abierto de acción pura, en la que pasamos como un superhéroe abrumador. Days Gone se basa en elementos de supervivencia, lo que nos obliga a aprovecharlos al máximo.

Imaginamos que al escuchar la palabra “supervivencia” ya sudáis y pensáis en representantes de géneros duros como “Do not Starve” o “The Long Dark” pero Days Gone plantea una supervivencia más directa, no hay indicios de hambre, sed, frío o calor. Sólo en la energía vital y la resistencia tenemos que prestar atención. Así como el estado de nuestra moto.

Hablando de moto, siempre deberíamos vigilar la gasolina. En Days Gone no corremos como en GTA con el tanque lleno. Gradualmente, nos quedamos sin fuel, y en el peor de los casos, nos quedamos tirado en algún lugar en el medio de la nada y tenemos que ir a pie hasta que encontremos un bidón.

days-gone_15.jpg

Aunque podemos encontrar chatarra y gasolina en todas las aldeas imaginables, en la mayoría de los casos primero tenemos que acumular y gestionar los recursos que tenemos para ahorrar. Porque como en casi todos los títulos de este género, donde están los recursos los enemigos estarán al acecho.

Todo esto suena más estresante de lo que es en última instancia. La preparación adecuada puede prevenir la mayoría de los problemas de todos modos. Aquellos que siempre reabastecen de combustible sus motocicletas antes de iniciar una misión (o las han reabastecido de combustible en el campamento por dinero) tienen más opciones de acabar ilesos las misiones.

days_gone_-4848956.jpg

Además, podemos actualizar nuestra máquina y, por ejemplo, proporcionarle un tanque más grande o un marco más resistente. En general, los elementos de supervivencia en Days Gone no nos ralentizan, sino que se sienten naturales y enriquecen el juego con una dosis refrescante de emoción.

La supervivencia típica empuja Days Gone también un sistema de creación, lo que ahora se conoce como “farmeo”. En todo el mundo del juego, nos topamos con materiales para municiones, vendajes, trampas, explosivos y mejoras de armas, como botellas de cerveza vacías, queroseno y trapos viejos para un buen cóctel… Molotov. O una caja de clavos, con la cual transformamos una pata de silla de ole en un blackjack mucho más eficiente.

days_gone_-4848991.jpg

Gracias al menú intuitivo, la elaboración se hace rápido. Con solo tocar un botón, activamos un menú de selección minimalista que usamos para crear elementos en cualquier momento. También en medio de la lucha. O mientras estamos huyendo de un oso al sprint.

En los combates, Days Gone se basa en una mezcla armoniosa de sigilo, cuerpo a cuerpo, y tiroteos en tercera persona.

Debido a que nuestro arsenal de armas es escaso al principio, estaremos obligados en el inicio al sigilo. En general, con una buena preparación y una acción planificada, aumentamos enormemente nuestras posibilidades de supervivencia en el extremo más difícil de Oregon. Así que es mejor que detectemos enemigos cuando espiemos en el área con la ayuda de binoculares, los desviemos con piedras y los asesinemos uno tras otro.

Days-Gone-02.jpg

La inteligencia artificial tampoco nos lo pone fácil. Los monstruos son más sensibles al ruido que los enemigos humanos. Cualquiera que dispare de forma salvaje, active accidentalmente una bocina mientras suelta un automóvil destrozado, o simplemente corre demasiado rápido a través de la hierba crujiente, se encontrará con un infectado en su garganta, que además atraerá a más de los suyos con sus gritos.

Los ataques cuerpo a cuerpo pueden salvar vidas si hay escasez de municiones, pero el hacha, el bate de béisbol y demás se rompen después de un tiempo, rollo Dead Rising. Por lo tanto, Days Gone crea una tremenda sensación de tensión, lo que hace que todos los enfrentamientos sean angustiosos.

days-gone-hordas.jpg

En términos de diseño de misión no esperéis grandes sorpresas. Sin embargo, la variedad de misiones durante la historia nos mantendrán enganchados ya que recorremos casas en ruinas y tiendas de pequeños pueblos para recolectar recursos especiales. Exploraremos los pasillos de las minas oscuras y buscamos a miembros desaparecidos de una unidad de reconocimiento. Acudiremos en modo apoyo de nuestro “hermano” Boozer de forma remota con el rifle de francotirador mientras él coloca explosivos en una represa y esto son sólo algunos ejemplos de misiones secundarias que nos encontraremos.

La calidad de las misiones secundarias, sin embargo, fluctúa. ¿Liberar el campamento de los saqueadores? es un clásico de cualquier juego de mundo abierto que puede llegar a parecernos algo tediosa, sin embargo,  nos divertimos mucho más en la infiltración de los puntos de control de Nero. Aquí tendremos que resolver pequeños rompecabezas para acabar con éxito la misión, por ejemplo, uno de los primeros puntos de control nos coloca frente a una puerta con bloqueo eléctrico que solo se abre cuando reiniciamos un generador viejo, sí hemos dicho pequeños rompecabezas.

days-gone_20.jpg

Pero no importa lo que hagamos en el mundo abierto, cada tarea adicional tiene un propósito y se adapta orgánicamente a la mecánica del juego. Cada vez que limpiamos un almacén, obtenemos una nueva receta de elaboración. Cada vez que pasamos un punto de control de Nero, encontramos una inyección de Nero que mejora la resistencia, la salud o la capacidad de Deacon para concentrarse.

Y aunque no son obligatorias estas misiones secundarias nos ayudarán a prepararnos para poder terminar con éxito la historia principal del juego.

Y hemos dejado lo más espectacular, jugablemente hablando, para el final y es que Days Gone se vuelve realmente espectacular, cuando coincidimos con hordas de hasta 500 personas infectadas al mismo tiempo. Nos reunimos con las masas de Freaker varias veces a lo largo de la historia teniendo que enfrentarlas de diferente manera al comienzo y al final del juego, ya que cuando nuestro personaje este bien equipado será posible enfrentarnos de forma directa a ellas y al comienzo… os recomendamos salir por piernas. Ya que sin el equipo adecuado y sin una mejor salud y resistencia, no tenemos la menor posibilidad. Las disputas con estas hordas nos exigen al máximo, exigen sangre, sudor y paciencia. Algo así como los exámenes finales de nuestra lucha por la supervivencia.

Days-Gone-2.jpg

A lo largo de la historia, por ejemplo, estamos luchando contra una horda que despega en una gran área de servicio de autopistas. ¿Nuestro primer impulso? Lanza un cóctel Molotov en medio de la acción y dispara a la masa que corre mientras huyes. Sin embargo, nunca sale como esperamos. Nos cortan más rápido de lo que podemos recargar. Lo que hace que la segunda vez que nos enfrentemos a esta misma horda lo haremos de una forma más planificada. Colocando bombas controladas por radio entre los surtidores y los barriles rojos explosivos. Luego los atraemos a nuestra trampa y los hacemos explotar presionando un botón.

days_gone_-4849055.jpg

Lección aprendida: aquí no nos enfrentamos a unos caminantes lentos y sin sentido, rollo The Walking Dead, sino a una fuerza bruta que solo se puede detener con una táctica inteligente, más parecidos a los infectados de la película Guerra Mundial Z.

Y eso es maravillosamente refrescante y emocionante. Tan emocionante que después del tercer encuentro con una horda, todavía tenemos palpitaciones. Cuando 500 personas infectadas nos gritan, una sensación de pánico nos abruma, haciendo que incluso el plan más astuto de repente parezca bastante torpe.

days-gone_26.jpg

Por lo tanto, la aventura Open World brinda momentos que permanecerán en nuestros recuerdos jugones durante mucho tiempo quizás más ligadas a enfrentarnos a esas hordas que a la historia principal.

El problema es que la historia no está centrada ya que mezcla varias tramas, y no ahonda en ninguna de ellas, lo que hace que no acabe de engancharnos. Y no nos vale la escusa de que los juegos de mundo abierto no suelen contar historias emocionante, ya que hay grandes ejemplos de ello como The Witcher 3 o el propio Horizon Zero Dawn de Sony. En Days Gone, por otro lado, nunca tenemos del todo claro cual es nuestro objetivo vital, por qué luchamos, para qué vivimos.

daysgone-1553548753859_avuc.jpg

Gráficos

Desde el punto de vista técnico hay poco que objetar. El título presenta una dirección artística sobresaliente y el entorno natural muestra toda su fuerza, con el sistema climático sólo comparable a un sandbox automovilístico como Forza Horizon 4.

Con las últimas revisiones (hemos probado la 1.04) la tasa de frames es más estable y los cortes son mínimos, así que todo apunta a que los problemas que podéis leer en foros y demás serán solventados rápidamente. Sí nos ha llamado la atención los excesivos tiempos de carga, aspecto que esperemos mejore con futuros parches.

maxresdefault.jpg

Sonido

El apartado sonoro, roza el sobresaliente no solo por su ambientación, sino por el mimo que han puesto a las evoluciones de nuestra motocicleta, ya que su sonido cambia con las actualizaciones de motor. Otros puntos destacables son los ruidos que hacen los freakers en la noche o su banda sonora armoniosa que da profundidad a la trama. Contamos también con un doblaje excelente en su versión original remarcando la actuación de Sam Witwer como Deacon, sin contar la maravillosa actuación de Claudio Serrano; conocido entre otros por ser la voz de Batman; en la versión en castellano, se nota un estudio acertado sobre el personaje.

Conclusión

El juego lamentablemente sufre de algún que otro problema técnico referente a popings y algún que otro fallo gráfico, como elementos que desaparecen por arte de magia o aparecen causándote algún que otro susto o accidente. Sin embargo, el Apocalipsis ciertamente no es aburrido. Con Days Gone podemos esperar una aventura de acción y supervivencia de múltiples capas que hace que un escenario supuestamente muerto sea incomparablemente emocionante. Aunque el viaje carece de una historia convincente y un diseño de misiones imaginativo, la primera superproducción de PS4 de Bend Studios, desde nuestro punto de vista, resulta ser un éxito.

Pros

  • Hermosa Oregon con efectos de luz y clima.
  • Banda sonora armoniosa y doblaje magníficos.
  • Mezcla equilibrada de supervivencia y acción en tercera persona.
  • Menús claros e intuitivos.
  • Amenaza permanente.
  • Larga historia principal con aproximadamente 30 horas de tiempo de juego.
  • Muchas misiones secundarias y desafíos adicionales.

Contras

  • Algún que otro error gráfico.
  • Se siente genérico en algunos lugares.
  • Giros predecibles.

Nota

notadaysgone

@ReyesDelMando Los Reyes Del Mando
@rafasumu Rafa Suárez Muriel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.