Detalles sobre lo que se viene a Ride 4


Milestone es sinónimo de conducción de calidad en el mundo de los juegos.

Desde 1996 (incluso antes, cuando se llamaba Graffity) este estudio lombardo (Italia) ha centrado sus esfuerzo en crear franquicias realistas y divertidos tales como Superbike, MotoGP, WRC FIA World Rally Championship o RIDE, la que nos ocupa. La compañía nos invitó la semana pasada a una presentación virtual (por eso de la pandemia mundial) de la cuarta entrega de esa serie que está a punto de salir. Entre los invitados estaban Luigi Crocetta, productor, Paolo Pavesio, marketing y director de Motorsport, Yamaha Motor Europe, y Fabian Francois, Manager Engineering en Bridgestone EMIA, quienes ofrecieron varios detalles del juego y nos mostraron fragmentos de gameplay en fase beta.

Lo primero que destacaron fue la importancia de la herramienta ANNA (Artificial Neural Network Agent), programa de inteligencia artificial utilizado anteriormente en MotoGP ’19, con el cual el juego nos escaneará a nosotros, a nuestra moto, nuestro piloto y nuestra manera de conducir, lo que adaptará la IA de los rivales virtuales, quienes se adaptarán a nuestra a nuestras acciones y repuestas. No todo depende nosotros y de nuestros dotes naturales para pillar una moto en movimiento, también lo son los circuitos y los propios vehículos. Dado que competiremos en ligas asiáticas, europeas, americanas y mundiales visitaremos entornos de todo clima y forma posibles, desde lugares lluviosos, soleados, nublados, secos, polvorientos, oscuros, luminosos. Es más, un mismo circuito cambia drásticamente si es un amanecer, atardecer o anochecer, prueba de ellos es el caluroso Laguna Seca (Monterey, Califiornia, USA), muy diferente si lo jugamos por el día o por la noche., con su iluminación, sombra y mayor o menor visibilidad de campo.

Si los escenarios son un mundo aparte también lo son los vehículos, diseñados para unas funciones concretas y el tipo de competición de prueba. Las motos se dividen en tres categorías: S (Sportbikes), N (Naked) y M (Motard o supermoto) y a su vez en dos subcategorías: Racing y Endurance Modified. La cuestión no acaba aquí pues existen otros indicadores en su chapa como el color (verde, azul, rojo) y el número que detallan su rendimiento, potencia y resistencia. Si dominamos estos conceptos seremos capaces de valorar adecuadamente cual será la moto adecuada para nuestras necesidades y nuestros desafíos, sea un Ducati Panigale V4 2018, Kawasaki Ninja, ZX-10R EM 2008, Brutale 1090 RR- RM 2016, Husqvarna 450 o KTM 390R. Con todos estos ingredientes el juego ofrecerá una experiencia ultra-realista, con cuidadísimo sistema de físicas y principios de locomoción que responderán a nuestros actos y movimientos con una gran respuesta, suavidad y comodidad en todo momento. Será como conducir una moto de verdad.

Estas bondades serán esenciales para superar los numerosos modos e juegos, porque aunque cada elemento del juego (escenario, moto, piloto) están creados a partir de datos de CAD y escaneado láser y en 3D, lo que ofrece mucho realismo, detallismo y semejanza con el mundo real, si no hay diversión ni hay reto ni hay nada. Hay modos de un solo jugador como “Carrera”, “Carrera individual”, “Time Trial (Contrarreloj)”, “Rider Activities (Desafíos)” o “Resistencia”. Para esos modos se puede jugar con cualquier moto, sean compradas o alquiladas, excepto en Resistencia que requiere un tipo concreto y limitado. Este modo es la gran novedad de la entregan destaca por su carácter estratégico y necesidad de pensar en las limitaciones del vehículo y en las características de la pista, ya que debemos mantenernos en carrera durante el mayor tiempo posible usando las paradas en boxes (“pit-stops”) cuando sólo sea estrictamente necesario y sin abusar. No es buena idea desgatar la moto o consumir toda la gasolina antes de tiempo. Tanto en el el apartado solitario como en el multijugador competiremos contra veinte de pilotos, tanto bots como humanos, y se agradece que cuente con sus propios servidores dedicados.

Visualmente el juego será altamente realista y detallista, impresiona mucho. Nos encantará la magnitud de los escenarios (milimétricos a sus contrapartidas reales como Donnington Park, Mugello, Nurgburgring, Suzuka o Macau) como la cercanía de nuestras motos y de los uniformes de nuestros pilotos, tanto que se podría estudiar un FP de mecánica observando sus componentes. No en vano se podrá personalizar los monos y los cascos del piloto a nuestro gusto, tal como se hacía en otros juegos de la compañía como MotoGP 20. También se podrá modificar las 170 motos licenciadas que iremos consiguiendo con nuestro sudor. El juego de por sí se ve lustroso en Xbox One, PlayStation 4 y PC pero aún mejor se verá en la next-gen, tanto que irá a60 FPS con una resolución de hasta 4K. Gracias a la tecnología Ray-Tracing los usuarios podrán evolucionar sus copias de Xbox One a Xbox Series X y de PlayStation 4 a PlayStation 5. Cabe destacar que la versión de Sony se verá especialmente beneficiada por la potencia de la retroalimentación háptica avanzada del DualSense de PS5 (con sus vibraciones y todo) y las capacidades de nueva memoria SSD, que reducirá las pantallas de carga al mínimo.

@rafasumu Rafa Suárez Muriel
@ReyesdelM Los Reyes del Mando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .