Crítica: «Better Call Saul» – Episodio 2 – «Mijo»

Malas compañías

La segunda entrega de «Better Call Saul» nos trae de vuelta otro de los míticos nombres de «Breaking Bad». Michelle McLaren se convirtió en un auténtico peso pesado del panorama televisivo en Estados Unidos trás dirigir 11 episodios del periplo de Walter White y el prestigio adquirido la llevó a dirigir capítulos en series de la categoría de «The Walking Dead», «Juego de Tronos» o «The Leftovers». Antes de sumergirse en la adaptación cinematográfica de «Wonder Woman», su debut en la gran pantalla, no podía faltar una participación en la nueva serie de Vince Gilligan.

McLaren dirige «Mijo», cariñoso apelativo con el que la venerable viejecita atropella-skaters llama a su «adorable» nieto, protagonista del poderoso cliffhanger del primer capítulo. Con solo dos episodios emitidos, el ritmo de guiños a «Breaking Bad» es altísimo, mostrando muy a las claras y por si había alguna duda su intención de ser una precuela con todas las letras.

- Better Call Saul _ Season 1, Episode 3 - Photo Credit: Ursula Coyote/AMC

Si en «Uno» se sentaban las bases con un ritmo tranquilo, en este segundo episodio la trama despega. Poco ha tardado nuestro héroe en verse metido hasta el cuello en un fregado considerable. Y en el Albuquerque de Gilligan todos los asuntos turbios suelen comenzar o terminar en el mismo sitio: El desierto.

En ese lugar tan familiar es donde tiene lugar la resolución del cliffhanger en una escena memorablemente tensa y cómica a la vez. El letrado James McGill hace uso de todas sus armas para resolver una situación que convierte en rocambolesca como solo él puede hacerlo y se nos revela un aspecto importante: su entrada en el mundo criminal se intuye que será más por fruto del destino y la casualidad que por propia voluntad porque más allá de pequeñas manipulaciones y trapicheos de poca monta, nuestro héroe aun no tiene estómago para según que cosas.

mijo2

Resuelto el asunto, McLaren se gusta en una dinámica escena con un magnífico montaje sobre el día a día de Jimmy en el juzgado, tirando de otro recurso marca de la casa: el uso de la música. Bob Odenkirk vuelve a estar soberbio apareciendo de nuevo en absolutamente todas las escenas del episodio y veremos si, con solo 10 episodios, Vince Gilligan se permite dedicar algún capítulo en su totalidad a cualquier otro personaje.

Lo que está muy claro trás dos entregas es que esos 10 episodios van a contener mucho y de gran calidad. La única pega a estas alturas surge de la pura impaciencia. Ya sé que es uno de los personajes principales y todo llegará, pero que poquito de Mike hasta el momento. El cuerpo me pide más Mike ¿Y a vosotros?. Hasta la semana que viene.

Puedes seguir «Better Call Saul» en Movistar Series.

@reyesdelmando Los Reyes del Mando
@Oscar_DLC Oscar De La Cruz

Deja un comentario