Crítica: “Tomorrowland: El Mundo del Mañana”


“Hecha por soñadores, para soñadores” por Oscar De La Cruz

Corren tiempos sombríos en el mundo y pocos géneros cinematográficos tienen la capacidad de refejarlo como la ciencia-ficción. Es una época abrumadora en cuanto a avances tecnológicos y el cine, el comic o la literatura fantástica suelen estar siempre a la vanguardia a la hora de advertirnos de su lado más tenebroso, de la inherente condición corrupta del ser humano y de su enorme capacidad de pervertir el uso de dichas tecnologías en perjuicio propio.

Disney's TOMORROWLAND L to R: Casey (Britt Robertson), David Nix (Hugh Laurie) and Frank Walker (George Clooney) Ph: Film Frame ©Disney 2015
©Disney 2015

Es una época dentro del género repleta de mundos post-apocalípticos, sociedades distópicas, peligroso armamento de última generación e inteligencias artificiales que se rebelan contra sus creadores y la nueva propuesta de Disney decide nadar a contracorriente, presentándose como una pequeña luz de optimismo dentro del gigantesco abismo de negrura. “Tomorrowland” es la luminosa cara opuesta de “Black Mirror”.

©Disney 2015

La película de Brad Bird utiliza de manera magistral la nostalgia de tiempos pasados y una visión romántica del progreso para lanzar una mirada optimista al futuro, apostando por depositar de nuevo la fe en el ser humano, particularmente en jóvenes y niños, y su capacidad para imaginar. Un canto de esperanza que, aunque pueda parecer ingenuamente utópica a primera vista, contiene una importante cantidad de certeras reflexiones que unidas se transforman en una verdadera bofetada en la cara de la humanidad para que espabile de una vez. Una raza humana instalada en la resignación y el derrotismo retratada a la perfección en dos escenas puntuales: La completa falta de respuestas del profesor de la protagonista ante su lógica pregunta y el fantástico monólogo final del personaje interpretado por Hugh Laurie.

©Disney 2015

La actitud ante la vida que el film se encarga de ensalzar es un claro reflejo de la propia filosofía de compañías como Apple, Pixar o la propia Disney, y de visionarios – a los que “Tomorrowland” no para de homenajear – como Tesla, Newton o Einstein. Grandes genios que hicieron avanzar a la humanidad con un punto en común: la imaginación y la capacidad de soñar como verdadero motor del mundo, por encima de la sabiduría y el conocimiento. Siguiendo la tendencia marcada por la magnífica “Big Hero 6”, cada escena es una genuina exaltación de la belleza de la tecnología y de las maravillas que pueden crearse a partir de nuestra imaginación, traducida en un interminable y fascinante desfile de herramientas y gadgets a cada cual más alucinante.

Por si todo esta fuera poco, “Tomorrowland” además funciona como un tiro como película de aventuras de corte clásico. Un prodigio de ritmo narrativo de apabullante belleza visual que nos devuelve al Brad Bird de “Los Increibles” tras su encorsetado trabajo en “Misión Imposible: Protocolo Fantasma”. Ya sea con personajes animados o actores de carne y hueso, el género fantástico es el perfecto habitat natural que le permite al director mostrar toda su genialidad sin ningún tipo de limitaciones.

Disney's TOMORROWLAND L to R: Casey (Britt Robertson) and Athena (Raffey Cassidy) Ph: Kimberley French ©Disney 2015
©Disney 2015

El magnífico guión de Damon Lindelof y el propio Bird cobra vida en pantalla en dos primeros tercios absolutamente sublimes, y únicamente pierde algo de fuelle cuando desemboca en un clímax algo más convencional. Su extenso metraje pasa en una auténtico suspiro, dejando escenas para el recuerdo como el bellísimo paseo en plano secuencia por ese mundo del mañana estructurado sobre la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia (elección perfecta a nivel estético y simbólico) o el vuelo en jet-pack donde alcanza uno de sus puntos álgidos la espectacular banda sonora de Michael Giacchino. El compositor al que muchos descubrimos en la serie “Lost”, demuestra de nuevo su extraordinaria capacidad para emocionar, sea cual sea el género cinematográfico en el que se mueva.

Disney's TOMORROWLAND Tomorrowland Ph: Film Frame ©Disney 2015
©Disney 2015

El nivel interpretativo raya al mismo gran nivel que el resto de apartados técnicos en una nueva demostración de Disney y su buen ojo para seleccionar actores jóvenes. Ambas estupendas, Britt Robertson muestra su talento en una interpretación llena de fuerza y expresividad mientras que Raffey Cassidy derrocha encanto, apoyadas en el siempre impecable George Clooney y un Hugh Laurie al que le encaja como un guante su personaje. Dos enormes presencias de las que se echa un falta un poco más de tiempo juntos en pantalla.

La nueva era dorada de Disney es una completa realidad que se confirma estreno trás estreno y por lo que queda por llegar. Nada menos que la probable nueva obra maestra de Pixar “Inside Out” y “Star Wars: El Despertar de la Fuerza” como guinda de un año que promete ser realmente histórico. Todavía quedará algún espectador inmune a la magia, pero si conserváis la capacidad de entrar en “Tomorrowland” con la mirada de un niño no querréis salir jamás.

Este mundo es para vosotros, soñadores.

“Tomorrowland: El Mundo del Mañana” se estrena en España el 29 de Mayo.

@reyesdelmando Los Reyes del Mando
@Oscar_DLC Oscar De La Cruz

4 comentarios sobre “Crítica: “Tomorrowland: El Mundo del Mañana”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .