Crítica: «True Detective» – Temporada 2 – Episodio 5

«Other Lives»

Con una porción distinta a la que puede escucharse en los primeros cuatro episodios de la letra de «Nevermind», Leonard Cohen acaricia con su prodigiosa voz el opening de la serie para dar paso a las consecuencias del brutal tiroteo que presenciamos la pasada semana.

Trás la masacre de Vinci, la serie ejecuta un breve salto temporal de dos meses en los que Ray Velcoro ha decidido definitivamente dejar el cuerpo de policía, convirtiéndose oficialmente y a tiempo completo en empleado de Frank Semyon. La vida del nuevo Velcoro, aparte de afeitarse el bigote, se define por un alejamiento del alcohol y las sustancias prohibidas y fuerzas renovadas para seguir luchando por estar cerca de su hijo, el clavo ardiendo al que se agarra el ex-detective para seguir caminando por el mundo. Puede que acabemos echando de menos al viejo Ray y la actitud pasota y cínica que le otorgaba la botella y que nos ha dejado tantas frases para el recuerdo.

true2

Velcoro tomó su decisión de manera voluntaria pero ese no es el caso de Woodrugh y Bezzerides. El fiscal general aprovecha la desastrosa operación policial para dar carpetazo al caso, atribuyendo la autoría del asesinato de Caspere a los mexicanos encargados del laboratorio de metanfetamina. Con el caso finiquitado, Ani y Paul son convenientemente rehubicados en el archivo de pruebas y en fraude de seguros respectivamente mientras deben seguir lidiando con sus denuncias por acoso sexual. Ambos personajes continúan siendo los más difíciles de descifrar dentro del elenco principal si los comparamos con Velcoro y Semyon, a los que ya tenemos la sensación de conocer más profundamente. El hermetismo de la rubia detective y las interacciones de Woodrugh con su madre, cada vez más extrañas (¿Incesto? ¿Abusos? ¿Intentó Cynthia «curar» a su hijo su homosexualidad?) no ayudan a terminar de disipar el halo de misterio de las dos traumatizadas personalidades.

De esta manera el único que tiene vía libre y sus motivaciones intactas para continuar la investigación es Frank, que por evidentes razones económicas ha tenido que dejar su mansión y mudarse a una casa mucho más humilde. Su esposa Jordan parece haber llegado a tiempo para rescatarlo de su peligroso camino de retroceso hacia actividades pasadas en su obsesión por mantenerse a flote económicamente, y lo hace apelando a sus más íntimos traumas infantiles. Jordan puede haber convencido a Frank para que no vuelva a convertirse en un gangster, pero nadie podrá disuadirle de seguir indangando sobre Caspere y los cinco millones de dólares en efectivo que desaparecieron con él.

true3

Por suerte hay otra persona muy interesada en esclarecer el asesinato. De esta manera y gracias a la abogada del estado Katherine Davis tenemos de nuevo al equipo de detectives al completo y al pie del cañón. Ani ha encontrado pruebas por su cuenta conectando el caso de la chica desaparecida con el de Caspere y Woodrugh no está hecho para el trabajo de oficina, con lo que el reclutamiento de ambos resulta sencillo. Queda convencer a Velcoro, con el que la abogada se ve obligada a utilizar el recurso de la oferta irrechazable. Una oferta que llega con una sorprendente revelación que puede hacer estallar por los aires la relación entre Ray y Frank.

De esta manera tenemos de nuevo a los cuatro jinetes a la caza de pistas que esclarezcan un caso de una complejidad mayúscula y manifiesta, mientras continúa su empeño en disfrazar sus vidas con mentiras que les alejen de ellos mismos. La compañía Catalyst, terrenos estratégicamente inutilizados por vertidos tóxicos, trata de blancas, exclusivas fiestas privadas, exóticos diamantes azules y gente muy poderosa son las piezas que empiezan a componer este puzzle de crimen y secretos en el que todo el mundo parece ser culpable. Todo apunta a que la causa de la desaparición de la chica fueron las fotos de las fiestas privadas que tenía en su poder, al igual que el asesinato de Ben Caspere parece estar íntimamente ligado a la cámara de video y el disco duro de su picadero secreto. Mucha gente poderosa debe aparecer en ese disco duro y explicaría de manera lógica y muy poética el hecho de que el asesino arrancara los ojos a Caspere.

true1

Volviendo a alternar realizadores experimentados con nuevos talentos, el prácticamente novato director irlandés John Crowley se encarga de este «Other Lives» que nos deja a Velcoro descubriendo la implicación del doctor Pitlor y el hijo del alcalde Chessani en la red de prostitución, Semyon emprendiendo la búsqueda del famoso disco duro y Woodrugh y Bezzerides descubriendo la guarida donde el misterioso hombre cuervo asesinó a Caspere. Así nos quedamos, esperando impacientes al próximo lunes y con muchísimas ganas de ver esa conversación pendiente entre Ray y Frank.

Puedes seguir «True Detective» – Temporada 2 en Canal + Series y Yomvi.

@reyesdelmando Los Reyes del Mando
@Oscar_DLC Oscar De La Cruz

Deja un comentario