Crítica: “X-Men: Apocalipsis”


“Hora de cerrar” por Oscar De La Cruz.

La frase dentro de la película que se refiere a las terceras partes, bien puede tomarse como una auto-puyita simpática por parte de su guionista respecto a la fallida “X-Men: La Decisión Final” o como justificación del poco margen de maniobra a la hora de abordar la tercera entrega del nuevo reboot/precuela de la saga mutante. Seguramente hay algo de ambas, además de esa mezcla de conservadurismo y presión excesiva de este tipo de franquicias millonarias, lo que acaba dando la impresión de que “X-Men: Apocalipsis” supone más un marrón de considerables proporciones para sus responsables que un trabajo sincero y apasionado. El soplo de aire fresco que supuso “X-Men: Primera Generación” gracias a su condición de precuela, la dirección de Matthew Vaughn y a una estupenda selección de actores se ha ido diluyendo de manera irremediable a pesar de darle una correctísima continuidad con el regreso de Bryan Singer en “X-Men: Días del Futuro Pasado”, dejando salir a la superficie una realidad evidente: Son ya seis películas contándonos la misma historia.

HW7A4591.CR2 HW7A4591.CR2

Los mutantes de Marvel siempre han contado con el interesante plus narrativo sobre otros personajes de comic que supone el trasfondo político, racial y social de sus historias. Un eterno conflicto entre integración o supremacía dentro de un mundo que los rechaza, personificado en sus extremos por las figuras de Magneto y el Profesor Xavier. El resto de personajes, incluido Lobezno a pesar de su enorme carisma, siempre han estado avocados a un papel secundario, debatiéndose entre los ideales representados por ambos protagonistas absolutos, de ahí el gran acierto de enfocar esta nueva trilogía a relatar los inicios de la relación entre ambos y de elegir para ello a dos figuras como Michael Fassbender y James McAvoy, sin duda lo mejor de la saga, que se apoderan de los personajes igualando e incluso superando por momentos el legado de dos grandes presencias como Ian McKellen y Patrick Stewart.

xmen3

Lo mejor que puede decirse de “X-Men: Apocalipsis” es que, a pesar de su simple intención de cumplir con el trámite, lo hace de manera inteligente. Bien porque no hay manera de aportar algo realmente nuevo o porque simplemente no le apetece, el film se remanga y se predispone a cumplir con el objetivo de cerrar la etapa con dignidad e intentar dejarlo todo conectado con la trilogía original de la manera más decente posible trás el batiburrillo de lineas temporales de la anterior entrega. El camino elegido es tirar de recurso perezoso y apostar por la acción, el espectáculo visual y el humor, consiguiendo ser la película más “grande” y aparatosa de las tres y tapando a base de entretenimiento puro las carencias argumentales que supone lo repetitivo de su mensaje.

Únicamente pone interés para dedicar buena parte de su extenso metraje a crear un completo nuevo escenario que explique la actitud de Magneto y para introducir a unos jóvenes Cíclope y Jean Grey en sus primeros pasos en la Escuela Xavier, el resto se limita a una versión corregida y aumentada de la escena de Quicksilver en “Días del Futuro Pasado”, edificar una buena porción de su tramo central para justificar un cameo que hubiese sido glorioso de no ser destripado (como siempre) en el tráiler y depositar la confianza en un villano muy poco perfilado cuyo único aval reside en su gigantesco poder, suficiente para representar la mayor amenaza a la que se han enfrentado los discípulos de Xavier hasta el momento. Una figura emergente como Oscar Isaac cuenta con muy poquito con lo que trabajar con un maquillaje poco agradecido que, dentro de lo malo, al menos mantiene reconocibles sus facciones.

xmen2

El resto del numeroso elenco de personajes se desarrollan más en segundo plano, con la deferencia de proporcionarles su breve momento de gloria tanto por un bando como por el otro. Lo que sorprende para bien es que dicho desarrollo se muestra a base de las mejores escenas de acción rodadas hasta el momento por un director no precisamente especializado. Singer ofrece una serie de set pieces que ayudan a contar la historia y demuestran, en contra de muchas otras muestras contemporáneas del género, que se puede ser espectacular y mostrar una buena dosis de destrucción digital sin aturdir ni apabullar ni resultar agotadoras.

Entre abundantes guiños a los aficionados a los comics y algo más de humor de lo habitual, “X-Men: Apocalipsis” echa el cierre por una vía exclusívamente lúdica. No siempre se puede terminar en todo lo alto y seguramente la taquilla ayudará a que siga habiendo mutantes para rato. Lo que conviene es que llegue gente con ilusiones renovadas y muchas ganas de aportar cosas nuevas. Ahí está el exitazo de “Deadpool” como ejemplo de film de presupuesto inferior sacado adelante a base de pasión y ganas.

“X-Men: Apocalipsis” se estrena en España el 20 de Mayo

Imágenes: 20th Century Fox España.

@reyesdelmando Los Reyes del Mando
@Oscar_DLC Oscar De La Cruz
Anuncios

2 comentarios sobre “Crítica: “X-Men: Apocalipsis”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.