Crítica: “Black Mirror” Temporada 3


“El futuro es hoy” por Oscar De La Cruz

Para alguien que considera a “Black Mirror” como la gran obra audiovisual de lo que llevamos de siglo no podría haber mejor noticia que la llegada de una nueva temporada. Desde el anuncio de la adquisición de la serie por parte de Netflix, la mezcla de júbilo, ansiedad, expectación y precaución que comentábamos en el post sobre la segunda temporada nos han hecho a muchos contar los días y las horas hasta la llegada de ese ansiado fin de semana de intenso maratón que por fin ha llegado. Toca sentarse en el sofá, dejarse llevar por esta nueva tanda de seis episodios (otros seis llegarán el próximo año) y disfrutar de la experiencia.

¿Expectativas cumplidas? Rotundamente sí. La serie ante todo sigue siendo extraordinariamente fiel a sí misma y no ha perdido por el camino ni una pizca de lo que la hace tan especial y diferente a todo lo demás. Como toda antología, sigue cargando con el siempre presente lastre de la irregularidad (en esta ocasión multiplicada por dos por el paso a seis episodios por temporada en lugar de tres) pero aunque es inevitable preferir unos episodios sobre otros dentro de un conjunto tan heterogéneo de estilos, géneros y temáticas, mi balance personal en caliente trás el reciente primer visionado es el de dos capítulos buenos, tres maravillosos y una deliciosa obra maestra.

Temas recurrentes dentro del show como las redes sociales o las simulaciones virtuales conviven en esta nueva entrega con otros tan interesantes y controvertidos como la eutanasia, los conflictos bélicos o el ciber-acoso, en los que Charlie Brooker coloca su punto de mira por primera vez. El nivel de producción continúa al mismo nivel o incluso un puntito por encima con un estupendo y variado trabajo de fotografía y el habitual acierto en el uso de la música. Lo mismo puede decirse del nivel actoral de su acertadísimo casting. El duplicar el número de episodios también permite a la nueva temporada el terreno suficiente para introducirse en géneros cinematográficos no transitados hasta el momento como el policiaco o el bélico, contando con una amplia variedad de estilos de dirección.

A continuación tenéis la reseña de cada episodio que cierra este monográfico especial y da por finalizado nuestro particular fin de semana de paranoia tecnológica. Espero que lo hayáis disfrutado tanto como yo.


“Nosedive”

mirror3

Nuestras negras pantallas se vuelven a resquebrajar y la apertura de la temporada nos sitúa en un terreno bastante reconocible. Un mundo idealizado y completamente decorado en tonos pastel se abre ante nuestros ojos mientras seguimos los pasos de Lacie, una chica dulce y encantadora que intenta prosperar en una sociedad cuyo funcionamiento se rige por las normas de las redes sociales.

La fantástica Bryce Dallas Howard brilla con luz propia en una interpretación estudiadamente paródica y exagerada en el episodio más cuidado a nivel estético de esta nueva temporada. La magnífica fotografía y su paleta cromática otorgan un puntito de irrealidad y ambientan a la perfección una estupenda sátira sobre la dictadura de las apariencias y la importancia de la imagen que proyectamos de nosotros mismos al exterior. Como siempre, una distorsión menos exagerada de lo que aparenta de la realidad en que vivimos y una crítica a la hipocresía y los prejuicios de una sociedad ridículamente elitista. No es que pueda ocurrir que acabemos siendo reducidos a una cifra. Ya está ocurriendo.


“Playtest”

mirror6

Trás debutar a lo grande en la dirección de largometrajes de la mano de J.J. Abrams con “Calle Cloverfield, 10”, Dan Trachtenberg es el encargado de dirigir “Playtest”. Quizá es uno de los episodios menos sorprendentes por centrarse en un tema bastante recurrente en la ciencia ficción como los peligros de las simulaciones virtuales extremadamente realistas pero funciona a las mil maravillas como brillante ejercicio de terror psicológico. Una auténtica pesadilla de estructura clásica que apela a nuestros miedos más primarios y consigue hacer pasar un verdadero mal rato con detalles como esa grotesca araña con rostro humano cuya imagen no consigo borrar de mi mente.


“Shup Up and Dance”

mirror2

Junto a “Playtest”, “Shut Up and Dance” es el episodio de estructura más clásica y rutinaria de la temporada. Brooker es muy consciente de que sus historias ambientadas en el mundo real en los que prescinde de un entorno futurista y de dispositivos imaginarios acaban siendo a la postre las más inquietantes y terroríficas. La trama se limita a exponer varios casos entrelazados de ciber-acoso que evolucionan progresivamente hacia extremos pesadillescos. Otro ejercicio de tensión magníficamente realizado pero en el que se acaba echando en falta el acostumbrado giro final de guión que te haga estallar la cabeza y te descoloque por completo.


“San Junipero”

mirror1

Una estupenda apertura y dos episodios buenos aunque no memorables son la antesala del momento álgido de la tercera temporada. “Black Mirror” vuelve a conseguir lo que parecía imposible y nos desarma por completo jugando de manera magistral con nuestra percepción. Charlie Brooker, ese consumado ilusionista, juguetea con nuestro cerebro mientras que con la otra mano y sin percatarnos en absoluto se abre camino hasta el mismo centro de nuestro corazón, sirviéndonos en bandeja una de las historias de amor más bellas y emocionantes de todos los tiempos.

Mientras intentas cuadrar en tu mente como encaja un revival ochentero dentro de una serie distópica sobre el presente y el futuro, serás testigo del nacimiento de la amistad entre Kelly y Yorkie, dos chicas de personalidad completamente opuesta (una de personalidad extrovertida y nihilista, la otra extremadamente tímida y reprimida) que se encuentran por casualidad en el bar de una localidad turística. Esta premisa aparentemente sencilla solo es el primer paso de un plan magistralmente orquestado en el que las soberbias interpretaciones de Gugu Mbatha-Raw y Mackenzie Davis nos llevan de la mano al ritmo de un buen puñado de éxitos musicales de los ochenta (ojo a los títulos de las canciones que ofrecen pistas subliminales sobre el argumento) hacia un giro de guión completamente inesperado, arrebatador y profundamente emotivo. Esta serie me ha proporcionado un abanico bastante variado de emociones pero jamás podría pensar que acabaría llorando de emoción ante la imagen de dos luces parpadeando juntas.

No quiero profundizar más en detalles de la trama para no fastidiar la experiencia a quien aun no lo haya visto, simplemente os recomiendo que os sumerjáis cuanto antes en los sesenta minutos de televisión más maravillosos de los últimos años. Comprobaréis en vuestras carnes como la serie se salta a la torera sus propios fundamentos y que hasta en la pesimista visión de Brooker hay un rayo de luz de esperanza en el ser humano y la maravillosa tecnología que podría llegar a crear. Si el cielo no existe definitivamente valdría la pena intentar crearlo.


“Men Against Fire”

mirror4

Apenas recuperados del impacto emocional, la serie retoma su senda habitual entrando por primera vez en el temor hacia los posible métodos de control militares en las guerras del futuro. Bajo la apariencia de un film bélico-futurista, “Men against Fire” evoluciona hasta convertirse en una seria advertencia sobre la deshumanización del soldado como medio para lograr el arma perfecta, dentro de un sistema elitista y segregador que guarda inquietantes similitudes con el nazismo.

Otra pieza impactante, majestuosamente escrita y realizada que invita a una profunda reflexión a través de sus abundantes ramificaciones morales, coronada con una imagen final poderosamente amarga y descorazonadora.


“Hated in the Nation”

mirror5

Después de “San Junipero” que juega en otra liga, probablemente el mejor episodio de la temporada a todos los niveles junto a “Nosedive”. “Hated in the Nation” es un espectacular thriller policiaco filmado con un pulso que ya quisieran muchas superproducciones del género y que combina de manera milimétrica el suspense y la acción con la denuncia a los desproporcionados linchamientos populares a través de herramientas como Twitter a los que cualquiera puede estar expuesto a poco que cometa un traspiés o una salida de tono de forma pública.

El episodio introduce además otro elemento tecnológico, maravillosamente utilizado como potentísimo recurso cinematográfico y como implacable y terrorífica amenaza para los protagonistas. Otra genialidad que funciona como un mecanismo de relojería de lo más disfrutable.

“Black Mirror” Temporada 3 está disponible en Netflix.

@reyesdelmando Los Reyes del Mando
@Oscar_DLC Oscar De La Cruz

Anuncios

4 comentarios sobre “Crítica: “Black Mirror” Temporada 3

  1. ¿Dónde ves tú que “Shup Up and Dance” no tenga giro final de guión?

    – ALERTA SPOILER –

    Te pasas tooodoo el capítulo pensando que… pobrecito el protagonista que solo estaba masturbándose frente a su ordenador y los hombres malos lo grabaron y lo amenazan con enseñárselo a todo el mundo, obligándole a hacer cosas malas a él y a todos los demás que han grabado… Y luego resulta que el malo es él que es un pedófilo y todos los demás (que eso sí lo sabíamos) y que finalmente da igual toodo lo que hayan sufrido, porque los “trolls” sacan igualmente los vídeos a la luz para castigarles por sus pecados…

    – FIN SPOILER –

    ¿En serio no te pareció eso un giro de tuerca de los que te explota la cabeza? xD

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Aaron. Es una apreciación totalmente personal. “Shut Up and Dance”, al igual que “Playtest”, contienen en su guión unos giros finales que no lograron sorprenderme tanto como otros episodios.
      SPOILERS
      De la misma manera que vi claro que el mayor miedo del protagonista de “Playtest” estaba relacionado con su relación con su madre, en “Shut Up and Dance” estuve sospechando durante todo el episodio que algo verdaderamente turbio conectaba a todos los ciber-acosados como se confirma al final.

      Esto no quiere decir que el episodio no sea estupendo, sencillamente esta vez Brooker no consiguió liarme como en la mayoría de ocasiones, en parte porque el mecanismo que utiliza ya lo usó (y de manera magistral) en “White Bear”.

      Como te digo son simples impresiones personales. Agradezco tu aportación y me alegra encontrar opiniones diferentes que generen debate. “Black Mirror” es sin duda una serie ideal para ello. ¿Cual es tu ranking de episodios de esta tercera temporada?

      Un saludo.

      Me gusta

  2. Buen análisis de la temporada. Reconozco que no vi en San Junipero la obra maestra que otras personas, no sólo tú, aprecian. Por el contrario, me pareció uno de los episodios más flojos, frío, con interpretaciones menos convincentes que en otros casos, y con prácticamente diez minutos interesantes, únicamente cuando se desvela qué es San Junipero y quiénes son sus habitantes. Para mí Nosedive es la obra maestra de la tercera temporada, soberbia en todos los sentidos, desde la protagonista al tratamiento cromático, pasando por la música de un Max Richter en estado de gracia o la sensación de vértigo que transmite focalizando la acción en algo tan “actual” (que es cuando Black Mirror realmente es brillante, cuando disfraza de futuro un presente distorsionado). Después de Nosedive, en un nivel altísimo, Hated in the Nation y Men against Fire, dos grandísimas historias con multitud de aristas; algo inferior, pero entretenido, Shut up an Dance; flojito San Junipero (lo siento) y muy, muy malo, Playtest, probablemente el peor episodio en la historia de Black Mirror.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.