Crítica: “Vaiana”


“¿A quién llamas princesa?”

Siempre fiel a su infalible fórmula, Disney continúa con un mismo patrón desde el comienzo de su época digital fuera del sello Pixar, alternando de manera consecutiva proyectos más rompedores con otros más ajustados al perfil “Clásico Disney” de toda la vida. Después de esa prodigiosa fábula moderna y urbanita llamada “Zootrópolis”, toca un nuevo regreso al Disney más esencial de la mano de Ron Clements y John Musker, dos de los máximos responsables de la resurrección del estudio y de su segunda época dorada.

null

El hecho de que ambos directores sean los responsables de éxitos como “Aladdin”, “Hércules” o “La Sirenita” ofrece pistas claras sobre que estilo de clásico vamos a encontrar en “Vaiana”. Un musical festivo, luminoso, de ritmo frenético y con un equilibrio perfectamente medido entre aventura y comedia.

La película cumple todos esos requisitos con la solvencia y la maestría habituales pero guarda bajo su estructura y apariencia una declaración de intenciones lo suficientemente potente e históricamente rompedora como para ser recordada más allá de sus virtudes técnicas y narrativas.

A pesar de las acusaciones de excesivo conservadurismo que han perseguido históricamente al estudio, no deja de ser cierto que Disney ha sido siempre bastante consciente de los tiempos en que ha vivido, incluso podría catalogarse como pionera a la hora de otorgar un papel cada vez más activo a la mujer dentro de sus historias, pero nunca había dado un golpe tan decidido en la mesa para derribar por completo el concepto “Princesa Disney” más rancio como en esta ocasión.

null

“Vaiana” lo hace y de manera clara y decidida, pero a la vez sin estridencias y de forma nada traumática gracias a la ironía y el sentido del humor. Primero amagando con otorgar a un adorable cerdito el papel de mascota compañera de viaje de la heroina protagonista para sustituirlo de repente y por sorpresa por un feísimo pollo con un preocupante retraso mental. En segundo lugar, eliminando cualquier rastro de interés romántico (por vez primera desde “Brave” de Pixar) y por si estos detalles fuesen demasiado sutiles, verbalizándolo por boca de su protagonista en uno de los chistes más ingeniosos y autoparódicos de la filmografía del estudio. Adiós para siempre, Princesa Disney. Empieza oficialmente la era de la Mujer Disney.

Esta es sin ninguna duda la mayor nota de frescura y novedad que aporta “Vaiana” y lo que la aleja de “Frozen”, que se ajustaba al concepto más puramente clásico de la compañía y lo abrazaba con todas sus consecuencias. El otro es el entorno elegido para la historia. Por primera vez Disney fija su mirada en Oceanía y adapta los fascinantes mitos y leyendas de las islas del Pacífico con el máximo rigor, adornando la historia con el atractivo y colorista estilo visual propio del folclore de las tribus polinesias.

null

El film dedica todo su primer tercio a mostrar el funcionamiento social de dichas tribus al mismo tiempo que presenta a su protagonista y sus motivaciones (enorme trabajo de la debutante Auli’i Cravalho) y se reserva casi hasta la mitad del metraje a su gran carta ganadora: el semidiós Maui. Dwayne “The Rock” Johnson se apropia por completo del personaje por medio de su prodigiosa voz y aportando brutales dosis de carisma, encanto y arrolladora personalidad que dan como resultado una mezcla perfecta y divertidísima entre Hércules y el Genio de “Aladdin”.

null

En un gigantesco juego de contrastes con “Zootrópolis”, el anterior film de la compañía que se desarrollaba en un gigantesco y variadísimo escenario y daba vida a la historia a través de un masivo elenco de personajes, “Vaiana” opta por todo lo contrario, casi un extremo minimalismo en el que el peso de la trama descansa casi por completo en las espaldas de dos únicos personajes atrapados en una balsa en medio del oceáno durante gran parte del film. Para hacer funcionar mejor este tramo, Vaiana y Maui cuentan con la compañía de un original trío de secundarios cómicos especializados en slapstick compuesto por el mencionado pollo, los tatuajes vivientes de Maui y el mismísimo océano, que funciona a las mil maravillas.

null

Con ellos como divertídisimo complemento se desarrolla la particular relación de la madura futura jefa de los Motunui y el malcriado y caprichoso semidiós, salpicada con dos escenas que aportan las dosis obligadas de acción y espectáculo. Una de ellas se permite incluso romper con la monotonía del paisaje e introducir a un original villano que cuenta con su momento de gloria en forma de canción y es el encargado de cerrar la película con un glorioso punch-line en la escena post-créditos.

null

“Vaiana” es otra muestra más de poderío y maestría de la casa de Mickey Mouse en todos los aspectos. Tecnicamente sublime como es habitual en la recreación realista al extremo de las texturas (en especial cuando el agua interactúa con la piel, el pelo, las superficies), también es un maravilloso musical cuyas dos canciones principales, la preciosa “How Far I’ll Go” y la divertidísima y ultra-pegadiza “You’re Welcome” (imposible no salir del cine silbándola o tarareándola) competirán seguramente entre ellas por el Oscar. Ojo también a esa maravillosa joyita de cortometraje previo, que coje el concepto de “Inside Out” y lo adapta a los diferentes órganos del cuerpo de manera sublime.

Cada vez es más patente que vivimos la tercera gran época dorada de Disney. Lo único que tenemos que hacer es sentarnos, contemplar una maravilla trás otra y disfrutar, sobre todo disfrutar.

“Vaiana” se estrena en España el 2 de Diciembre.

@reyesdelmando Los Reyes del Mando
@Oscar_DLC Oscar De La Cruz
Anuncios

Un comentario sobre “Crítica: “Vaiana”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s