Review: “Sherlock” – Temporada 4 – Episodio 1


“The Six Thatchers”

Ese estado de terror permanente en el que vive todo seguidor de “Sherlock” es uno de los indicativos más claros acerca de la inconmensurable calidad de una de las más grandes obras televisivas de este comienzo de siglo. A cada anuncio oficial acerca de una nueva temporada le sigue una irremediable sensación de justificadísimo miedo a que sea la última, a ese enorme vacío que dejará cuando desaparezca y se consume la dolorosa transición de estar presenciando y viviendo un acontecimiento histórico de la televisión contemporanea a convertirse en historia televisiva a secas.

sherlock3

La obra creada por Steven Moffat y Mark Gatiss ha demostrado que la cuadratura del círculo es posible y ha conseguido salir triunfante del gigantesco desafío que supone reinventar a uno de los mitos literarios más adaptados a lo largo de la historia del medio audiovisual. Semejante logro responde sin duda al al inmenso talento de muchos de los implicados en el proyecto. El excelso trabajo interpretativo de Benedict Cumberbatch y Martin Freeman, capaz de alcanzar niveles realmente inusuales de eso que llaman química, es solo la deliciosa guinda de un pastel cocinado con una precisión cercana a la alquimia y basado por completo en su ingrediente principal: el guión.

Un estilo de guión capaz de evolucionar de manera progresiva e imparable hasta la creación de un lenguaje narrativo propio, reconocible, personal, intrasferible y único, basado en un principio fundamental tan claro y sencillo como extraordinariamente difícil de alcanzar: la capacidad de sorpresa constante y continua.

sherlock4

La cuarta temporada llega con la responsabilidad y el gigantesco desafío de mantener el nivel siempre ascendente de la serie, justo después de alcanzar posiblemente unas de las cimas más altas de calidad y complejidad con “La Novia Abominable”. Lo que parecía un simple regalo navideño entre temporadas para los fans acabó revelándose como uno de los puntos de inflexión más memorables y una pieza indispensable dentro de la evolución del propio lenguaje de la serie.

A partir de aquí la review contiene spoilers del episodio.

“The Six Thatchers” posiblemente no sea uno de los episodios más recordados de la serie porque durante gran parte de su metraje abandona voluntariamente la extrema complejidad psicológica de las dos últimas entregas para regresar a un tono “ligero” más característico de los comienzos. Por suerte la capacidad de sorpresa, incluso para el espectador más experimentado, continúa intacta y el guión jamás nos permite situarnos ni por un solo segundo por delante de la mente del detective supremo.

Esa sensación constante de incertidumbre hacia lo que ocurrirá a continuación queda patente desde la apertura del episodio, que enlaza inmediatamente después de los acontecimientos en la mansión de Charles Augustus Magnussen. El gravísimo e intenso suceso queda resuelto de manera sorprendente por la vía del sentido del humor e inicia una trama en la que se van mezclando a ritmo vertiginoso una sucesión de guiños y referencias a la obra de Conan Doyle y a diversos casos de las novelas protagonizadas por Holmes y Watson (incluida la intervención del sabueso Toby, que aparecía en el relato “El signo de los Cuatro”), hasta destapar de manera progresiva el tema central del episodio.

Con la nueva amenaza de Moriarty flotando en el ambiente, Mary Watson y su turbulento pasado como espía internacional protagonizan el giro de los acontecimientos con un inesperado cambio de escenario, desembocando hacia un desenlace que gira hacia lo dramático y lo puramente emocional que habilmente evitaba la primera mitad del episodio.

sherlock12

La particular estructura de la serie, compuesta de tres largometrajes por temporada en la que se intercalan casos autoconclusivos, suele empujar al análisis de cada episodio como obra individual y posiblemente “The Six Thatchers” es el exponente más claro hasta el momento en toda la serie de todo lo contrario. Durante todo el episodio se palpa la intención de funcionar como punto de partida, de colocar las piezas sobre el tablero y formar parte de un todo, más que una experiencia en si misma. Cada uno de los múltiples detalles parecen indicar que tendrán más importancia a lo largo de los dos episodios siguientes que en el propio desarrollo del mismo.

Con todo, el episodio más “de transición” de toda la serie hasta el momento deja para el recuerdo un final impactante a la altura y un punto de inflexión absolutamente definitivo en la relación entre Holmes y Watson, que servirá como principal detonante de la temporada más oscura psicológica y sentimentalmente, tal y como prometieron los creadores del show. Ojo al cameo en forma de marquesina publicitaria en la parada de autobús de Toby Jones como Culverton Smith, el villano del próximo episodio y una de las grandes incorporaciones de la temporada, y a la breve escena postcréditos.

“The Six Thatchers” está disponible en Netflix

@reyesdelmando Los Reyes del Mando
@Oscar_DLC Oscar De La Cruz
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.