Crítica: “Superlópez”


No es país para superhéroes

Hizo falta un tiempo prudencial para que, en plena era del cómic y los superhéroes como gallina de los huevos y principal fuente inspiradora del cine comercial, nuestra cinematografía se decidiera a posar la mirada en nuestros queridos tebeos de la infancia y pensar ¿Por qué no?

Nuestro cine ha evolucionado exponencialmente en los últimos años, gracias en buena parte a la llegada de gente joven con ganas de romper estereotipos y atreverse con géneros que hasta hace no mucho parecían propiedad exclusiva de otros países. Si unimos esto a que además contamos con una larga tradición de buena calidad en lo que se refiere al cómic patrio, la aparición de este tipo de adaptaciones a la pantalla parten con muy buenos fundamentos para resultar interesantes.

Mortadelo y Filemón, Zipi y Zape y Anacleto se han encargado de abrir camino para la llegada del superhéroe español por autonomasia. En pleno apogeo cinematográfico del género, “Superlópez” se hace carne al fin para reclamar su sitio.

Precisamente el buen sabor de boca que dejó “Anacleto, Agento Secreto” propició que los mandos del proyecto de adaptar a la gran pantalla las aventuras de nuestro equivalente paródico de Superman creado por Jan cayeran en manos de Javier Ruiz Caldera, noticia a la que poco después se añadiría la controvertida decisión de contar con Dani Rovira como portador de la capa y el bigote del héroe procedente de Chitón.

La película de Superlópez es un proyecto largamente considerado desde hace años (incluso se planeó una versión dirigida por Álex de la Iglesia y protagonizada por José Mota) por eso no han faltado desde el inicio de la producción todo tipo de cinéfilos y admiradores del tebeo original opinando sobre que actor sería más idoneo para el papel, sobre todo a través de las redes sociales. Justo cuando más o menos había consenso y el debate se reducía a los nombres de Berto Romero (habitual en la filmografía de Caldera) o Javier Gutiérrez, la noticia del fichaje de Rovira no fue recibida precisamente con los brazos abiertos.

Lo primero que hay que decir es que Dani Rovira cumple de manera más que suficiente y se adapta de manera correcta a la visión de Superlópez que la película quiere ofrecer, porque el film de Caldera se limita a tomar solo algunas de las lineas maestras de la esencia del personaje para contar lo que pretende. Desechando la idea de reflejar milimétricamente el caracter de los personajes desarrollado a lo largo de muchos años y muchos tebeos o de actuar como una simple recopilación de los mejores momentos nacidos de las viñetas, el guión de Cobeaga y San José prefiere apostar por contar una historia muy sencilla y centrada en un único aspecto: el dilema entre vivir una existencia tranquila y apacible dentro del rebaño o convertirse en un héroe y recibir palos por parte de una sociedad tan cainita, envidiosa y propensa a machacar al que destaca como la española.

Desde la frase promocional del film (“Llega el héroe que este país no necesita”) al título de la canción del grupo Tequila compuesta para la banda sonora (“Yo quería ser normal”), todo en la película gira sobre este concepto y, cuando lo explota con verdadero ingenio como en el discurso vital del padre adoptivo de López o en la escena final en la que se escuchan las opiniones de los oyentes de un programa de radio, es donde el film alcanza sus cotas más altas de acierto.

Además de ser por momentos una sátira sobre la sociedad española tan fina y sencilla como atinada, el film es una comedia ligera y divertida gracias al talento de Caldera en un género que domina de manera sobrada. El dominio del ritmo, el tempo cómico y los diálogos, la construcción y dinámica entre personajes y la dirección de actores continúan siendo sus principales señas de identidad. Solo hace falta comprobar lo evidente: Caldera siempre consigue amplificar la faceta cómica de sus intérpretes y los hace más divertidos.

Acertando en su planteamiento y cumpliendo su objetivo de entretener y divertir, los principales defectos de la película pueden resumirse en dos factores, probablemente asociados entre si: un decepcionante acabado visual y la sombra de Anacleto.

Caldera posee muchas virtudes y muy buenas maneras, aunque no se caracteriza especialmente por ser un virtuoso en el plano visual o por su manejo de la acción. Aún así, en “Anacleto” se destapó con un par de escenas de pelea y tiroteos bastante resultonas y supo manejarse, teniendo en cuenta el entorno “realista” en el que se desarrollaba la historia. La decisión de repetir de manera milimetrada la plantilla usada en “Anacleto” a nivel conceptual deja en evidencia que no todo lo que funciona para una adaptación de un tebeo tiene que funcionar de igual manera para otra.

Situar la acción en nuestro país en la actualidad por medio de una ambientación “cutre-realista” funcionaba perfectamente en “Anacleto” porque no desentonaba con su condición de parodia del cine de espías. “Superlópez” es otra cosa. El propio género de superhéroes y el elemento fantástico ofrece un abanico de posibilidades para el espectáculo o los efectos visuales que la película no quiere o no puede aprovechar, bien por puras limitaciones presupuestarias o por la decisión consciente de repetir el estilo de ambientación de la aventura del agente secreto. A priori, un cómic como “Superlópez” pide más que su adaptación a la pantalla se acerque estéticamente al tebeo en imágenes que a ese realismo. Quizá no algo tan apabullante como el Mortadelo de Fesser, pero al menos un término medio que permita que el diseño de producción de un planeta alienígena como Chitón no resulte tan ramplón y poco imaginativo o que los efectos visuales se limiten a un par de escenas de vuelo muy normalitas y un robot gigante simplemente aceptable.

También en el planteamiento de los personajes “Superlópez” repite de manera exacta la misma plantilla “héroe a la fuerza loser e inocentón + amigo cretino/simpático + objeto romántico”, pero esto es algo que funciona estupendamente en ambas películas y se beneficia de los pequeños matices con los que contribuye el reparto. A Juan López le sienta como un guante el acostumbrado toque de ternura que aporta Rovira, Julián López es a día de hoy uno de los más cualificados para sustituir a Berto Romero en la labor de secundario cómico roba-escenas y, además de su característico lunar, la musa del director Alexandra Jiménez añade ese puntito borde tan característico de la Luisa Lanas de las viñetas. Probablemente la más perjudicada sea la siempre estupenda Maribel Verdú, cuya villana posee presencia pero escaso potencial cómico.

En resumen, partiendo de las mismas ideas estéticas y de concepto, en la comparativa entre ambas adaptaciones “Anacleto” se percibe más redonda, fresca y original. Incluso a nivel humorístico en “Superlópez” se echa en falta un gag o una escena realmente memorable como la del “zumo de la verdad” que destaque sobre una dinámica cómica bien trabajada (sobre todo en el tramo en que funciona como comedia romántica) que consigue mantener la sonrisa permanente en el espectador pero pocas veces consigue provocar la carcajada. Lo que si podrá encontrar el fan del tebeo y el género de superhéroes en general es una buena cantidad de guiños paródicos, como la hilarante recreación “made in Spain” del duelo Batman vs Superman o la puyita a una de las escenas más ridículas de “El Hombre de Acero” que implica al padre adoptivo del héroe en el clímax final, además de múltiples referencias al tebeo original y a su creador, ya sea en forma de objetos decorativos en los escenarios o en la escena post-créditos con cameo estelar incluido al más puro estilo Marvel que hará las delicias del lector y que propone una jugosa base para una posible secuela.

“Superlópez” se estrena en cines el próximo 23 de Noviembre

@reyesdelmando Los Reyes del Mando
@Oscar_DLC Oscar De La Cruz
Anuncios

Un comentario sobre “Crítica: “Superlópez”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.