Crítica: “Overlord”


La cantera de J.J.

Mostrando paralelismos con la trayectoria de su idolatrado Steven Spielberg, J.J. Abrams continúa ejerciendo de padrino de nuevos talentos desde su status en lo más alto de la pirámide de la industria.

Hasta el momento, la saga “Cloverfield” ha conseguido hacerse con un hueco en el cine contemporáneo ejerciendo como pequeño laboratorio experimental, siempre adscrito al género fantástico, con un marcado espíritu de serie b, presupuestos modestos y mucha imaginación, tanto en lo referente a lo púramente cinemátografico como a otros aspectos ajenos como la experimentación de innovadores métodos de promoción y distribución.

Después de la campaña publicitaria viral de la experimental y muy reivindicable “Monstruoso”, de mantener en absoluto secreto la existencia de ese soberbio ejercicio de progresiva y claustrofóbica tensión llamada “Calle Cloverfield, 10” hasta que estuvo completamente terminada y sorprender estrenando en Netflix casi sin previo aviso el cierre de esta particular trilogía, la noticia del proyecto “Overlord” fue recibida con una atención y curiosidad de lo más merecida.

Completamente ajena a la franquicia “Cloverfield”, la nueva producción de Abrams ofrece una mezcla de cine bélico y género fantástico ambientado en la Francia ocupada por el Tercer Reich en la Segunda Guerra Mundial. Esta ocasión no supone el descubrimiento de su director, ya que Julius Avery había debutado en el largometraje con la estimable “Son of a Gun” protagonizada por Ewan McGregor pero, dentro de un resultado global ligeramente irregular, la película ofrece al realizador la cancha suficiente para demostrar buenas dosis de talento en cuanto a soluciones visuales y planificación de escenas, concentradas sobre todo en su primer tercio y en un prólogo sencillamente apabullante.

El comienzo de la película es una absoluta lección de puro cine que reversiona en cierta manera la mítica escena del desembarco de “Salvar al Soldado Ryan”, trasladando la acción de la playa al cielo y sustituyendo barcos por aviones. La escena es un prodigio de principio a fin que coloca al espectador en un estado de tensión creciente e insoportable en el claustrofóbico interior de un avión. Poco a poco pasamos de la calma tensa que precede a la batalla a un auténtico infierno aéreo que en principio solo podemos intuir gracias un magistral uso del sonido y pequeñas pistas visuales a través de las ventanillas para revelarse por completo cuando la cámara sale al exterior y muestra un panorama más impactante y terrorífico todavía que el que habíamos imaginado.

A partir de entonces la película intenta ser un collage de demasiadas cosas, mezclando varias películas y géneros en una sola de manera correcta pero no especialmente memorable. Da la sensación de intentar abarcar mucho y no tomar un camino claro y explotarlo al máximo de manera decidida. Pasa de manera ligera y de puntillas por su soterrada crítica a las atrocidades de las que es capaz el ser humano en tiempos de guerra y parece que le falta reposo a la hora de generar un ambiente de tensión más masticado cuando la trama se centra en la casa, sencillamente porque hay prisas por trasladar la acción al castillo e introducir el elemento fantástico. Sin embargo, cuando el film se sumerge de lleno en el género de terror las situaciones se resuelven de manera bastante rutinarias, desembocando en un clímax de acción y gore certero y espectacular pero menos desmadrado, sangriento y gamberro de lo que podía esperarse a priori de un divertimento cuya premisa cuenta con un concepto tan macarra como unos zombis nazis.

Sin dejar un poso que vaya más allá del divertimento ligero y olvidable y sin ser tan rotunda como los dos primeros “Cloverfield”, “Overlord” ofrece unos cuantos detalles técnicos de lo más interesante y nuevos talentos a seguir en el futuro. La cantera de J.J. Abrams continúa funcionando y ofreciendo productos que, más o menos redondos, aportan originalidad y ganas de intentar cosas nuevas dentro de un panorama cinematográfico plagado de secuelas, refritos y adaptaciones, algo muy digno de seguir y valorar en los tiempos que corren.

“Overlord” se estrena en España el 9 de Noviembre.

@reyesdelmando Los Reyes del Mando
@Oscar_DLC Oscar De La Cruz
Anuncios

Un comentario sobre “Crítica: “Overlord”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.