Crítica: «El Chico del Millón de Dólares»

«La Infalible Fórmula Disney» por Oscar De La Cruz

A pesar del paso del tiempo, del cambio de tendencias en algo tan oscilante como el medio cinematográfico tan sujeto a modas, ya sea en temáticas o en la forma de abordarlas, existen fórmulas que resisten el paso del tiempo. La factoría Disney marcada por unos rasgos eminéntemente clásicos, ha luchado por no quedar desfasada y seguir manteniéndose en la vanguardia del mundo del cine con acertadas maniobras como unir su camino al de Pixar o más actualmente, la compra de Marvel o Lucasfilm.

Lo inteligente ha sido mantener ese dificil equilibrio para modernizarse y adaptarse a los nuevos tiempos pero hacerlo sin perder los rasgos de identidad. En unos tiempos difíciles en los que abunda el retrato pesimista sobre la condición humana en el cine es agradable recibir de vez en cuando una «Feel Good Movie» pura, género que prácticamente inventó Disney.

MILLION DOLLAR ARM

En el caso de «El Chico del Millón de Dólares» es la propia realidad la que ha servido en bandeja a Disney una historia que le permite usar su formula pura, sin adulterar, para ofrecernos una de esas películas con la que puedes salir del cine con una sonrisa, con ganas de ser mejor persona y pensando que en el mundo todavía pueden pasar cosas mágicas y maravillosas.

El film dirigido por Craig Gillespie aborda la historia real de J.B Bernstein, agente deportivo de éxito en horas bajas, a quién se le ocurrió organizar un reality show en la India para encontrar lanzadores de cricket a los que poder reconvertir en jugadores de baseball a cambio de ofrecerles un contrato profesional en las grandes ligas. El guión se articula tanto en el viaje personal del personaje de Bernstein como en el de los jóvenes hindúes para contarnos una fábula de redención y de superación de obstáculos a través del deporte, que tanto gustan al público americano y por extensión al resto del mundo.

MILLION DOLLAR ARM

A pesar de que puede parecer un producto muy prefabricado, la película es noble y en ningún momento resulta empalagosa. Además como todo producto Disney, cuenta con lo mejor de lo mejor en los apartados técnicos y artísticos. Como protagonista uno de los actores del momento. La estrella de «Mad Men» Jon Hamm luce todo su talento y su porte de galán clásico de Hollywood y compone un personaje muy creible de ex-triunfador en los negocios y entrañable perdedor en la vida, mostrando un lado vulnerable y dulce, muy alejado de la oscuridad de Don Draper, papel que le ha dado la fama. También destacan los dos jóvenes actores hindúes, estupendos en su papel y secundarios tan solventes como los enormes Bill Paxton y Alan Arkin, siempre perfectos aún en papeles con tan poco tiempo en pantalla.

MILLION DOLLAR ARM

Quizá el tramo desarrollado en la India es donde la película se diluye, ya que no elige una dirección clara entre la comedia basada en el choque de culturas y una visión sobre la pobreza y el modo de vida en el país. Al final pasa de puntillas por ambas y desaprovecha un poco un escenario con más posibilidades. Además es el tramo en el que el protagonismo se reparte de manera más desigual entre los jóvenes hindúes y Bernstein. Afortunadamente el film remonta cuando los protagonistas pisan suelo americano.

MILLION DOLLAR ARM

Un producto dulce con vocación comercial pero con bastante corazón, fantásticamente interpretado que nos devuelve al Disney más clásico. No falta un solo valor de los que siempre ha predicado la empresa creadora de Mickey Mouse como la superación de barreras a través del deporte, la camaradería, la amistad y el amor y la familia como vía hacia la felicidad, por encima del éxito económico y material. La fórmula sigue funcionando para escapar una horita y media de la negrura de la realidad.

@reyesdelmando Los Reyes del Mando
@Oscar_DLC Oscar De La Cruz

Deja un comentario