Crítica: «Calvary»

“El perdón como virtud olvidada” por Isabel Garzón.

La película que nos ocupa hoy, “Calvary” nos cuenta una historia que, de comienzo, se nos presenta como realmente inquietante.

El padre James Lavelle (Brendan Gleeson) recibe la confesión de un feligrés que se convierte realmente en una amenaza de muerte. El misterioso interlocutor le cuenta cómo fue violado durante años por otro sacerdote y todo lo que ha sufrido a causa de ello. Como el sacerdote pederasta ha fallecido hace tiempo se plantea lo irónico que resultaría matar al padre Lavelle, un buen cura y una buena persona que no ha hecho nunca daño a nadie (“Voy a matarte porque eres inocente”, le dice). Da, pues, una semana a James para redimirse de todo y esperar su muerte.

calvary2

Con este inicio podríais pensar que estamos ante un thriller con mucho suspense en el que un cura trata de evitar su asesinato a toda costa; pero nada más lejos de la realidad. James sabe desde un inicio quien es el asesino, pero no el espectador y es entonces cuando la historia se redirige hacía la vida de los habitantes del pueblo de cuyas almas se ocupa nuestro protagonista. A ello se añade la visita de la hija del cura (no vayáis a pensar mal; en la película se explica que encontró su vocación tras el fallecimiento de su esposa), una frágil mujer muy bien interpretada por Kelly Reilly, que busca refugio en su padre tras un intento de suicido por mal de amores.

De esta manera la película nos adentra, con un espectacular paisaje irlandés de fondo, en asuntos tales como la violencia, el adulterio, la ira, el odio, la homosexualidad, el abuso por parte de sacerdotes a menores, el poder del dinero; todos ellos se entretejen en las relaciones de la comunidad de una manera grotesca y descarnada. Los personajes que habitan en el pueblo son un grupo de seres maliciosos, ególatras, cínicos y nihilistas, con alguna excepción; pero entre los que destaca la bondad y humildad del personaje interpretado por Brendan Gleeson, quien realmente pasa por un calvario en la película. Ahora, no penséis que el filme tiene una temática religiosa o que va a tratar de sermonearnos de alguna manera en razón a estos aspectos; nada más lejos de la realidad. Realmente, creo que la obra se centra más en la humanidad, en las decisiones que tomamos, en como las asumimos y en sus consecuencias.

calvary3

A pesar del humor negro que se destila en todo el metraje, es una película muy emotiva y reflexiva en cuanto a la naturaleza, oscura en muchas ocasiones, del ser humano.

Calvary es el segundo largometraje del director John Michael McDonagh, a cuyo debut asistimos en “El Irlandés” (The Guard, 2011), película que desde “Los Reyes del Mando” también os recomendamos, y que, como es el caso que hoy nos ocupa, destila humor negro por los cuatro costados.

En cuanto a los actores, Brendan Gleeson realiza una actuación magistral y conmovedora; es uno de los mejores actores que ha dado Irlanda y su vecina isla de Gran Bretaña. Es un actor que se come la cámara y empequeñece, de algún modo, a todos los demás actores que gravitan a su alrededor. Aunque le hayamos visto en personajes con diferentes registros nunca deja de sorprendernos con su siguiente actuación, como es el caso.

calvary4

Pero no por ello desmerecen unos estupendos secundarios: la mencionada Kelly Reilly en el papel de la hija del padre Lavelle; Chris O´Dowd (como un hombre engañado por su esposa); Orla O´Rourke (la mujer adúltera); Isaach de Bankolé (el amante), Dylan Moran (el rico del pueblo), Domhall Gleeson (hijo de Brendan, que interpreta a un violador encarcelado); M. Emmet Walsh (venerable novelista americano que apura sus últimos días en Irlanda) o Aidan Gillen (en el papel de un cínico y ateo médico). Una puntualización a este respecto. Todos conocemos a Gillen por su papel de Meñique en la serie “Juego de Tronos”. He de confesaros que cada vez que aparecía en la película cuya crítica estamos haciendo hoy me preguntaba porque se empeñaba en no mostrar su acento irlandés e imitar su papel de la famosa serie de la HBO. Me ha dado la impresión de ver a Aidan Gillen hacer de Meñique todo el rato… ¿Tan abducido está por el personaje?.

Siempre suelo decir que me gusta ir al cine a divertirme y esta vez añado, que por los sentimientos que nos despierta, porque ha sido una película realmente emocionante. Tenía muchas ganas de verla y no me ha decepcionado en absoluto.

«Calvary» se estrena en cines el próximo 6 de Marzo.

@reyesdelmando Los Reyes del Mando

2 comentarios en “Crítica: «Calvary»

Deja un comentario