Crítica: «American Crime» – Episodio 2

Las tumbas de nuestros hijos.

La segunda entrega de «American Crime» continúa desarrollando el planteamiento mostrado de forma tan clara y ejemplar en el episodio piloto. Y lo hace viajando a través de escenas cortas, con certeros diálogos, saltando de un personaje a otro sin dejar de lado a uno solo.

Con el doloroso debate sobre el lugar donde deben descansar los restos de sus hijos de fondo, obtenemos una clara visión de la dramática y crecientemente tensa situación de los dos matrimonios afectados por el crimen, en el que comienzan a enfrentarse las posturas de ambos padres, ávidos de información y de conocer la verdad, frente al profundo amor y dolor que aflige a las madres y las mantiene en una inamovible postura de negación ciega ante las evidencias que empiezan a cuestionar la perfección de sus hijos.

136523_2040

El tiempo y la distancia respecto a su familia debido a sus problemas del pasado, convierten al personaje interpretado por Timothy Hutton en el más objetivo de los cuatro a la hora de gestionar la nueva información sobre su hijo y de paso se revela como el rol con el que más puede empatizar el espectador a la hora de conocer más, acompañándole en su propia investigación paralela.

Todo ello sin dejar de comprender las razones de la actitud del resto de progenitores gracias a la soberbia manera en que están perfilados e interpretados. Felicity Huffman y Penelope Ann Miller son dos actrices maravillosas y lo demuestran de nuevo interpretando a dos mujeres de una fuerza descomunal a pesar de estar totalmente devastadas en su interior. A ellas se suma en este segundo episodio otra magnífica interpréte como Lili Taylor, engrandeciendo aun más el fantástico elenco femenino de la serie. El otro personaje femenino en discordia es el de la drogadicta Aubry Taylor, interpretado por Caitlin Gerard, que empieza a afrontar su supervivencia en soledad, con su pareja en prisión.

El racismo, tema capital y siempre presente como fondo de la serie es reflejado desde un interesantísimo ángulo en esta ocasión: el de la xenofobia hacia la propia raza. Alonzo Gutierrez, inmigrante mexicano y padre de Tony, basado en sus fuertes principios éticos y morales, somete a una ferrea educación a sus hijos motivado por el pánico a que estos se conviertan en el estereotipo de inmigrante criminal. Prejuicios adquiridos que le hacen desconfiar y cuestionar a su propia raza de la misma manera o incluso más duramente que cualquier otro ciudadano.

crime1

Su hijo Tony y los otros dos personajes principales detenidos como sospechosos nos sirven como muestra del deshumanizado y burocráticamente caótico sistema judicial norteamericano. La sensación trás dos episodios sigue siendo que los tres son simples elementos colaterales, dentro de un crimen cada vez más complejo e interesante y de una investigación que poco a poco irá desentramandose de una manera absolutamente fascinante.

«American Crime» se emite los viernes en Movistar Series.

@reyesdelmando Los Reyes del Mando
@Oscar_DLC Oscar De La Cruz

Deja un comentario