Crítica: “Narcos”


“Historia del narcotráfico, Volumen 1” por Oscar De La Cruz.

Además del placer de poder disponer de todos los episodios de una temporada desde el día de su estreno y dosificarlos al gusto del consumidor, cada nueva serie de Netflix supone siempre un pequeño gran acontecimiento gracias al nivel de excelencia mostrado hasta el momento y los grandes nombres que suelen ir asociados a cada proyecto.

Chris Brancato ejerce como creador, guionista y showrunner después de escribir cuatro episodios de la reciéntemente cancelada “Hannibal” y el brasileño José Padilha, que irrumpió con fuerza en el cine con la magnífica “Tropa de Élite” se encarga de la producción ejecutiva, además de aportar el tono visual y artístico dirigiendo los dos primeros episodios.

A pesar de la importancia capital del personaje y de lo que puede aparentar, “Narcos” no es un biopic de Pablo Escobar. La ambición del proyecto a largo plazo es inmensamente mayor y pretende convertirse en la más completa y detallada crónica de la historia del narcotráfico desde sus mismos inicios.

Lo más destacable que puede decirse de “Narcos” es que está extraordinariamente bien contada. Tomando como referencia principal la fundacional “The Wire”, la serie se edifica sobre su magnífico guión  y un sobrio sentido de la narración para lograr un relato apasionante, divulgativo y sin fisuras de unos hechos sumamente complejos y con multitud de ramificaciones. La sobriedad es también la nota predominante a la hora de traducir la historia a imágenes con un estilo de dirección marcado por Padilha que huye del espectáculo y que busca el impacto a través del máximo realismo posible, mostrando una violencia cruda y veraz y haciéndo predominar los diálogos sobre la acción y los movimientos de cámara, sin apenas alardes visuales salvo algunas esporádicas y bellas tomas aereas de Colombia.

narcos3

Precisamente es en esa búsqueda del máximo realismo donde la serie ha recibido el mayor número de palos. El hecho de respetar el idioma de cada personaje ha hecho llover quejas que han llegado mayoritariamente de Colombia, donde se ha criticado duramente lo variopinto del reparto en cuanto a nacionalidades, ya que hay actores mexicanos, cubanos, puertorriqueños y chilenos interpretando a colombianos con las dificultades obvias a la hora de adaptarse a las particularidades del acento “paisa”. El blanco de las iras se ha focalizado particularmente en Wagner Moura, actor brasileño con la tremenda responsabilidad de interpretar a un personaje tan reconocido e icónico para los colombianos como Pablo Escobar. A pesar de tener que haber aprendido español casi desde cero para el papel, Moura muestra una esforzadísima y contenida interpretación en la piel del más famoso capo de la droga de todos los tiempos. Su Escobar llega al espectador como una personalidad megalómana oculta trás una fachada anodina que lo hace ser frecuentemente subestimado, lo que se convierte en el detonante para su evolución hacia el monstruo sin alma en el que llegó a convertirse.

narcos2

Como señalaba anteriormente, la figura de Escobar es importantísima pero no la única en la que se sustenta la primera temporada de “Narcos”. La narración corre a cargo de Steve Murphy, un agente norteamericano de la D.E.A. destinado en Colombia que acabará por convertir el fin de Escobar en una cruzada personal. La voz en off del personaje interpretado por Boyd Holbrook (tremendo el parecido físico con Murphy como puede comprobarse en la foto que aparece en la apertura) acompaña continuamente al relato junto a imágenes de archivo integradas a la perfección que ayudan a que la trama no se vuelva confusa en ningún momento, complementándola a la perfección  y remarcando la vocación casi documental de la serie.

Narcos

Todo un logro teniendo en cuenta la enorme cantidad de personajes y ámbitos en los que se mueve. “Narcos” aprovecha al máximo los diez episodios de aproximadamente una hora para contar el origen del tráfico de cocaina en Chile, la formación del cártel de Medellín, la progresiva e imparable ascensión de Escobar, la llegada de nuevos cárteles como el de Cali, en definitiva un retrato pormenorizado de una Colombia que es un personaje más, a través de una amplia visión global de un fenómeno que la cambió para siempre como país. Más una crónica de guerra que una historia de policias y delincuentes en la que el problema del narcotráfico se retrata desde el punto de vista criminal, empresarial, mediático, militar, social y político por medio del papel dentro del conflicto de los sicarios, la D.E.A., un gobierno estadounidense más pendiente de la amenaza comunista, una policía colombiana mayoritariamente corrupta, los grupos guerrilleros o una clase política secuestrada e incapaz de dar respuesta ante una sociedad harta de la brutal escalada violenta.

El mencionado problema con el idioma y el acento de los actores es el único defecto que empaña mínimamente una obra redonda en casi todos los demás aspectos. Un viaje fascinante a través de dos décadas realmente útil a la hora de conocer más de cerca una de las lacras más lamentables y devastadoras de nuestro mundo. Si mantiene el nivel en las sucesivas temporadas, “Narcos” puede convertirse en algo verdaderamente grande dentro de su género.

@reyesdelmando Los Reyes del Mando
@Oscar_DLC Oscar De La Cruz

Un comentario sobre “Crítica: “Narcos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .