Análisis Thrustmaster TMX Force Feedback

Force Feedback para todos los bolsillos. Por Pablo Aranda.

Hemos podido probar TMX Force Feedback de Thrustmaster, con licencia oficial para Xbox One y diseñado para Xbox One y Windows, este producto pertenece a la gama básica con Force Feedback, lo que ofrece a los pilotos más noveles la posibilidad de adentrarse en el mundo de la simulación a un precio inferior a 200 euros.

Vamos a ver que nos ofrece el pequeño de los volantes Thrustmaster.

Volante

Force Feedback:

Quizás lo mínimo que deberíamos pedir a un volante es estar equipado con un motor de alto rendimiento con Force Feedback, ya que de esta manera nos trasmitirá todas las sensaciones que los desarrolladores hayan implentado en los videojuegos de conducción. Tenemos que decir que en este modelo; pese a ser de gama básica; lo que más destaca es por poseer dicho motor. Y es que poco tiene que envidiar a los modelos más avanzados de la marca, respondiendo a la perfección y dejándonos unas sensaciones insuperables, desde sentir cada piano de Montmeló en la saga Forza Motorsport o notar como derrapa nuestro Citröen en los tramos del Rally de Argentina en WRC 5. El secreto de este motor; al igual que ya ocurria en el TX Racing Wheel- Ferrari 458 Italia Edition; es el de incorporar un sistema mixto de correa-polea y engranajes con eje metálico con rodamientos, dando como resultado una resolución de 12 bits (4.096 valores en el eje de dirección del volante).

Volante de 28 cms:

Al igual que el resto de volantes de la marca, este modelo cuenta con un volante de 28 cms de diámetro, que incorpora todos los botones de un mando de Xbox One. El material utilizado sobre todo es goma; que si bien al tacto notaremos que no trasmite grandes sensaciones; sí que resulta efectivo, ya que la goma permite un agarre excepcional incluso con las manos húmedas. El ángulo de giro varía desde 270º hasta 900º y las palancas de cambio de metal están diseñadas para ser duraderas.

Pedalera

Pedales:

La pedalera es básica, tan sólo contaremos con dos pedales, uno para dar gas y otro para frenar. Al contrario que en gamas superiores estos pedales no son de metal sino de plástico lo que pese a estar fantásticamente fabricados significa que a la larga no serán tan resistentes como los de gamas más avanzadas.

Sistema de fijación:

Sin duda estamos ante el punto menos fuerte del volante. Cumple su funcion sin duda, pero la diferencia de sujección con las gamas más altas de Thrustmaster es significativa. Resultando más costoso; en tiempo; su correcta fijación en el soporte.

Pedales y Palanca

Posibilidades de evolución:

Como en todas las gamas actuales de Thrustmaster, podemos evolucionar nuestro volante con varios añadidos, como son las pedaleras metálicas de dos y tres pedales; la palanca de cambios y cómo no con la posibilidad de intercambiar el volante por cualquiera de los otros desarrollados por Thrustmaster como son Ferrari 458 Challenge o el Ferrari F-1.

Conclusión:

Esta claro que no estamos ante un volante TOP, pero si ante un volante diseñado para quien quiera comenzar en este mundillo, su coste es ajustado y su motor Force Feedback es de gran nivel. Como puntos mejorables destacar el sistema de fijación, que no nos ha terminado de convencer. Otro punto fuerte es que si disfrutas del mundo de la conducción poco a poco podrás ir mejorándolo pudiendo cambiar y añadir nuevas opciones gracias a la gran cantidad de accesorios dentro de la familia de volantes de Thrustmaster.

Sin duda si posees un PC o una Xbox One y estás pensando meterte en el mundo de la simulación automovilística virtual este puede ser un buen compañero con el que iniciarte y evolucionar.

Pros.
Sistema Force Feedback.
Precio ajustado.
Posibilidades de evolución.

Contras.
Sistema de fijación básico.
Pedales fabricados en plástico.

@ReyesdelMando Los Reyes del Mando
@Swordfixx Pablo Aranda

Amazon Logo Texto

Deja un comentario